viernes, 13 de noviembre de 2009

Efecto placebo

¿Existe realmente el efecto placebo?

Carles Lalueza-Fox 29/06/01

Biomedia (Barcelona). En términos clínicos, los placebos* son tratamientos controles que se aplican al paciente y que presentan una apariencia similar a los tratamientos médicos bajo estudio, pero sin tener actividad farmacológica específica. Un control placebo puede ser farmacológico (por ejemplo, en forma de una tableta), físico (por ejemplo, algún tipo de manipulación) e incluso psicológico (por ejemplo, una conversación con el paciente).

Tradicionalmente, se ha descrito un efecto placebo beneficioso en el tratamiento de muchas enfermedades, que se ha atribuido al poder de la sugestión psicológica, al ser percibido por el paciente como una forma de tratamiento; esta mejora en las condiciones clínicas se observa en cerca de un 30-40% de los pacientes. En el número de mayo de la revista médica New England Journal of Medicine (344 (21): 1594-1602), los investigadores Asbjorn Hróbjartsson y Peter C. Gøtzsche publican un trabajo basado en la recopilación de muchos estudios médicos realizados con y sin controles placebos; sorprendentemente, sus conclusiones ponen en duda la existencia del efecto placebo.

En conjunto, la recopilación llevada a cabo por los dos investigadores comprende cerca de 7.500 pacientes con 40 trastornos clínicos diferentes, que incluyen tratamientos con placebos, sin placebos y mixtos; la búsqueda se llevó a cabo en las diversas bases de datos informatizadas (como Medline) de revistas científicas disponibles y publicadas antes de 1998. Cuando se analizaron conjuntamente todos los datos, el hipotético efecto del placebo resultó no ser estadísticamente significativo en la mayoría de los casos, con independencia de la enfermedad, autor, o tipo de diseño metodológico. Únicamente encontraron algún efecto beneficioso en pruebas clínicas relacionadas con el dolor; los autores han sugerido que este efecto podría ser debido a que el placebo podría desencadenar en el paciente la formación de endorfinas, sustancias naturales supresoras del dolor.

El hecho de que los placebos no tengan efectos significativos debería hacer plantear, en opinión de los autores, la posibilidad de suprimirlo de los tratamientos habituales. No sólo no parecen ser beneficiosos, sino que pueden tener incluso efectos negativos, ya que en algunos casos provocan síntomas que imitan reacciones adversas de substancias farmacológicamente activas, como vómitos, fatiga e incluso alucinaciones; en estos casos, los científicos emplean el término nocebo*, por contraposición a placebo. Otros investigadores médicos discrepan, sin embargo, de las conclusiones del estudio, y creen que debería mantenerse el uso del placebo cuando haya razones para creer que el paciente puede beneficiarse terapéuticamente de su inclusión en el tratamiento. En opinión de John C. Bailar, de la Universidad de Chicago, los placebos podrían tener incluso efectos beneficiosos todavía no detectados.

* Glosario de Biomedia

Más información en la red:
Hróbjartsson A, Gøtzsche PC: «Is the placebo powerless? An analysis of clinical trials comparing placebo treatment with no treatment», New England Journal of Medicine 2001; 344: 1594-1602: http://content.nejm.org/cgi/content/abstract/344/21/1594
Placebo (información básica): http://www.datacomm.ch/kmatter/placebo.htm
El efecto placebo: http://www.innerpharmacy.com/news.htm

Fuente: http://www.biomeds.net/biomedia/n01050601.htm