domingo, 20 de septiembre de 2009

Cómo controlan a la gente

CÓMO CONTROLAR A LA GENTE

Por alguna razón, la diferencia entre una verdadera educación y la capacitación vocacional se ha borrado o empañado a través de la era moderna. He aquí unos ejemplos sobre cómo el individuo inteligente controla al ignorante. Si alguno de estos le suena familiar, ¡Bien, entonces despierte!

La primera regla para controlar a la gente es simplemente el no hacerle saber que la está controlando. Si la gente se entera, esto podría provocar un resentimiento y posiblemente una rebelión, entonces sería preciso recurrir a fuerza bruta o el terror, un viejo y costoso método, mismo que por cierto, no es 100% efectivo y duradero para ejercer el control de las masas.
Controlar a la gente indirectamente, es mucho mas fácil de lo que usted se imagina. Esto se puede lograr, se les puede manipular a que piensen como usted quiera que piensen y que hagan lo que usted quiera que hagan.


Una técnica básica es mantenerlos ignorantes. La gente educada no es tan fácil de manipular. La supresión de la educación pública o la restricción del acceso a la educación sería el acercamiento directo. Sin embargo, esto derramaría las habas, despertaría sospechas. El acercamiento indirecto no es eliminar la educación sino controlar la educación que reciben.
Es muy común tener un doctorado, un título de ingeniería, una licenciatura en leyes, en comercio, en contaduría y aún así, seguir siendo una persona sin educación. La diferencia entre una educación y una capacitación vocacional o profesional, actualmente, se ha borrado a tal punto que existen individuos que, a pesar de que ejercen su profesión con éxito, son unos completos ignorantes respecto al conocimiento del mundo en que viven.


El síntoma más obvio es su carencia de individualidad, su incapacidad para ejercer su pensamiento libre e independientemente de los demás. Hágales una pregunta y terminarán por recitarle una respuesta cliché, como si fuera un rezo. Nunca piensan o razonan para formular la respuesta. Esto se debe a que su educación consistió solo y sencillamente en aprender cómo utilizar la biblioteca y citar fuentes.


Esto simplifica enormemente las cosas para el regulador o controlador ya que con grandes cantidades de dinero, de donaciones a la universidad, de fundaciones escolares o educativas, de concesiones, y de la propiedad o control absoluto de los medios de comunicación, resulta sólo lógico, o de esperar que se facilite el inevitable control de la forma de pensar entre los estudiantes, catedráticos y hasta algunos profesores.


Otra técnica es mantenerlos entretenidos. Los emperadores romanos efectuaron concursos de riñas sangrientas y masacres en el Coliseo, porque no tenían televisión. Hoy tenemos televisión precisamente porque no tenemos al Coliseo. De cualquier manera, se debe mantener las mentes del pópulus distraídas y perdidamente enfocadas en el entretenimiento, los deportes, y no olvidemos el teatro político en el congreso o parlamento, de acuerdo con el tipo de gobierno que los controladores implementen.


Precisamente de la misma manera que una persona educada es difícil de manipular o controlar, también lo es una persona económicamente independiente. Por lo tanto, usted debe plantear condiciones o medidas para obligar a la gente a que trabaje en un sistema salarial, esto es necesario puesto que los asalariados tienen poco control sobre su destino económico.

Usted también deberá controlar el sistema monetario, el crédito, y las leyes aplicadas a todas las actividades bancarias. Esto permitirá que usted infle o devalúe la moneda y las tazas de interés a su antojo, logrando así lo imposible para que los asalariados nunca acumulen capital y mantenerlos ocupados. Usted puede también devaluar periódicamente la moneda para derrumbar a los bancos “no afiliados”, a los inversionistas, y por último a las pequeñas y medianas empresas e industrias.

Para asegurar el control total de los sindicatos, usted debe promover un programa que permita el intercambio de puestos laborales que afecten el producto interno bruto del país. A cambio de esto, se deberán importar productos de los países a donde exportamos nuestra “mano de obra barata”. Le llamaremos “Libre Comercio”. De esa manera, usted podrá eliminar casi en su totalidad los sindicatos. Los únicos que restarán, serán fáciles de dominar enviando un poco de dinero a los líderes sindicales.

Otra técnica es comprar a todos los partidos políticos de tal manera que la gente nunca sospechará o se dará la mas mínima idea de lo que ha hecho. Después de votar, ya sea por el candidato A o el candidato B, la gente terminará recibiendo la misma agenda política. Esto creará una gran apatía y una falsa noción de que el proceso político es inútil para efectuar el verdadero cambio.


En cuestión de un corto tiempo, usted tendrá una población totalmente desamparada, y que seguramente pensará que las cosas malas simplemente pasan y no son culpa de nadie: “son malos tiempos, la crisis pasará, es parte del cambio, es la competencia extranjera”, etc.

En caso de que sea necesario y si se encuentra en un apretón político, puede culpar a cualquiera de sus enemigos por la “mala situación”, puede crear algún atentado terrorista que justifique una guerra con cualquier país que necesite de un nuevo gobierno que le sea mas favorable a sus intereses.

Al hacer esto, la gente apoyará su causa incondicionalmente ya que busca desesperadamente una solución al problema, que por cierto, usted inteligentemente les impuso.