domingo, 11 de octubre de 2009

Electricidad y contaminación

Un balance de la contaminación del mercurio

Por Jamie Bowman


La planta generadora a base de carbón de la American Electric Power Company en Conesville, Ohio, emitió a la atmósfera 413 kg de mercurio en 2001. Ocupó el undécimo lugar en América del Norte.

A medida que avanzan las pruebas que señalan al mercurio como un contaminante global de efectos potencialmente devastadores en la salud humana y el medio ambiente, un reciente informe de la CCA apunta hacia las plantas generadoras de electricidad a partir de carbón como la fuente principal de contaminación atmosférica de mercurio en América del Norte.

De acuerdo con el informe anual En Balance de dicha organización trinacional en torno a la contaminación industrial, publicado en junio, 64 por ciento (43,384 kg) de las emisiones de mercurio al aire en América del Norte en 2001 provino de las plantas de generación de electricidad a partir de carbón.

En términos generales, el mercurio se libera a la atmósfera cuando las plantas queman el carbón para generar electricidad. Una vez liberado a la atmósfera, el metal puede depositarse en el suelo o el agua. Ciertos procesos biológicos transforman el mercurio en una sustancia sumamente tóxica que puede acumularse en los peces, lo que a la larga determina que la población humana que consuma pescado contaminado se exponga al mercurio. El mercurio puede ocasionar serios problemas de toxicidad, que afectan el sistema nervioso y funciones renales, e incluso la muerte. Un estudio reciente de Estados Unidos concluyó que aproximadamente una de cada 12 mujeres registraba en su organismo niveles de mercurio superiores al nivel considerado seguro por autoridades nacionales.

A pesar de las preocupaciones sanitarias, los gobiernos de América del Norte y Europa se han rehusado a establecer controles del mercurio. No obstante, dos estados del noreste de Estados Unidos tomaron otra dirección: en junio de 2003, Connecticut aprobó una ley que, para 2008, obliga a un control del 90 por ciento de sus unidades generadoras de electricidad a partir de carbón. En mayo del presente año, Massachussets aprobó un reglamento que obliga a los operadores de plantas de electricidad a capturar 85 por ciento de las emisiones de mercurio para 2008 y 95 por ciento para 2012.

"Para lograrlo se requirió algo de tiempo", señala el doctor Mark Smith, del Departamento de Protección Ambiental de Massachussets, quien trabajó en este asunto durante más de diez años. Afirma que uno de los obstáculos consistió en que la industria percibe los controles de mercurio como excesivamente costosos. "A menudo se sobreestiman los costos en un principio, y las innovaciones tecnológicas —algo en lo que somos muy buenos en Estados Unidos, con los incentivos adecuados— por lo general reducen aún más los costos."

Ahora que las plantas de estos dos estados deben frenar o eliminar las emisiones de mercurio, vendrá la tecnología, y entonces se adoptará en otras partes, predice.

"Las unidades de generación a partir de carbón son una fuente importante, y en crecimiento, de emisiones de mercurio", afirma Smith. "Debido a la posibilidad del mercurio de transportarse a grandes distancias en la atmósfera, resulta imperativo el despliegue de esfuerzos para reducir las emisiones del metal de este sector y así disminuir su impacto global."

Actualmente, Estados Unidos considera distintas opciones para reducir las emisiones nacionales de mercurio de las plantas generadoras de electricidad con base en carbón. En Canadá, la provincia de Alberta propuso recientemente reducir para 2009 al 50 por ciento las emisiones de mercurio de las plantas individuales. Éste sería el primer objetivo específico sobre mercurio establecido en Canadá.

No obstante, Alberta también tiene planeado aumentar cinco plantas nuevas de generación de electricidad a partir de carbón en la provincia que tendrán que cumplir con el objetivo del 50 por ciento de reducción de emisiones de mercurio. Mientras que la mayor parte de las emisiones de mercurio canadienses proviene de actividades de fundición de zinc y de la incineración de basura, En Balance 2001 presentó que las plantas generadoras de electricidad de Canadá todavía dan cuenta de más de 2,000 kg al año.

Las emisiones de mercurio constituyen un problema que no atañe únicamente a América del Norte. Luke Trip, gerente del programa Manejo Adecuado de las Sustancias Químicas, afirma que los principales contaminadores de mercurio del mundo, China e India, contribuyen cada uno con 250 toneladas o más al año, en relación con las alrededor de 41 toneladas de Estados Unidos. Además, los habitantes de América del Norte son en cierto grado responsables de las emisiones de mercurio de Asia por ser China e India grandes proveedores de productos baratos que se utilizan en este subcontinente y se fabrican a partir de energía con base en carbón.

"Los ciudadanos de América del Norte pueden mostrar liderazgo para desarrollar tecnologías, poner el ejemplo y demostrar cómo alcanzar de mejor manera dichas reducciones", afirma Trip. "A través del plan de acción regional de América del Norte en materia de mercurio, desarrollamos datos de monitoreo de mercurio comparables en todo el subcontinente a fin de dotar a quienes toman las decisiones con las herramientas para efectuar el cambio."

Además de su plan de acción regional de América del Norte para reducir o eliminar las fuentes de mercurio, la CCA estableció su primer inventario de emisiones atmosféricas de mercurio en México, así como una base de datos de puntos álgidos en materia de mercurio. Asimismo, dos monitores de precipitación pluvial, instalados hace dos años por la CCA y sus socios en la región occidental y central de México, recaban información sobre la cantidad de depósito de mercurio proveniente de la atmósfera.

Para Smith, el control de la proliferación mundial del mercurio es un asunto que no debe postergarse: "Las emisiones de mercurio afectan sin duda el abasto de alimentos en un grado considerable. Hoy en día estamos creando problemas con los que nuestros hijos tendrán que lidiar."

Fuente: http://www.cec.org/trio/stories/index.cfm?ed=13&ID=148&varlan=espanol