sábado, 17 de septiembre de 2011

¿Por qué tú No creas tu propia realidad?


¿Por qué tú No creas tu propia realidad?


Nadie crea su propia realidad.

No es una simple negación absurda de un materialista escéptico e inconformista. Es lo que los hechos del mundo y las experiencias de millones de seres humanos demuestran.

Si esto es así, ¿por qué los precursores de La Nueva Era se empeñan en proclamar a los cuatro vientos que si piensas en "positivo" y aplicas tu fuerza de voluntad a la "visualización creativa" entonces esta nueva realidad se manifestará en tu vida? No importa que la evidencia demuestre lo contrario. No importa que la realidad objetiva demuestre que el mundo no marcha de acuerdo a lo que algunos, mediante la visualización y el envío de amor y luz, determinan debe ser. Los precursores de la Nueva Era parecen no notar que "ondas de amor y paz" o "rodearse de luz y amor" no resuelve las guerras, el hambre, la miseria, y las desgracias humanas. Sin embargo, estos individuos argumentan que si el mundo está sumido en el caos (o tu vida, en todo caso) es porque no has comprendido el mecanismo o los principios que rigen dicha doctrina o porque tal vez, no estás lo suficientemente comprometido en creer que tus visualizaciones y tus ondas generarán resultados positivos.

¿Por qué no dejamos entonces, que si estas personas quieren adherirse al dogma de "tu creas tu propia realidad" lo hagan? Porque a pesar de toda la evidencia en su contra, ellos insisten que el "yo" puede, en verdad, diseñar su propio paraíso de pensamiento positivo que los preservará de la locura (auto-creada y auto-impuesta, por supuesto) en la que el resto de la humanidad se haya sometida.

"Muchas veces la realidad se nos presenta como un espejo de nuestros deseos, esperanzas, metas, y características personales. Las cosas nos "caen", situaciones o oportunidades se materializan como por arte de magia, en respuesta a algún deseo formulado que, sin embargo, no podría haber sido inducido a manifestarse mediante el solo esfuerzo de nuestra voluntad, nuestro trabajo físico o la manipulación ordinaria del campo del espacio-tiempo. Es verdad que con frecuencia, las personas , los objetos y los hechos parecen entrar en nuestra esfera personal por la coordinación de una serie de factores que se encuentran mas allá de nuestro entendimiento pero que responden misteriosamente a las características de nuestro ser, como si se tratara de las invocaciones de un genio.

Esta observación no es incorrecta. Es una parte de la realidad que hace del dogma de la Nueva Era una verdad a medias. Refleja un principio real y funcional en la descripción esotérica de la unidad del cuerpo y la mente; pero de ninguna manera convierte al concepto de "tú creas tu propia realidad" en una verdad incuestionable.
Por qué "Tú no creas tu propia realidad".

Piénsalo por un momento. Concéntrate bien, tratando de ahondar en tu conciencia y no puedes mas que notar que no hay absolutamente nada de ti, incluyendo el entorno que percibes o tu voluntad personal, que produzca en ti la mas mínima sensación de auto-creación. En verdad, "tu" eres consciente de que eres un ser que conforma una unidad, establecida sin la mínima intervención de tu parte. Tu te mueves, piensas y sientes siguiendo una serie de patrones que conforman tu SER sin la mínima protesta u objeción de tu parte, y sin siquiera notarlo. Este vasto proceso creativo mediante el cual tú eres espontáneamente consciente de tí mismo es aceptado sin oposición como la inherente expresión de tu SER de manera que tú lo consideras como "tu mismo" (por ejemplo, "mis" pensamientos, "mis" palabras, "mis" percepciones, "mis" ideas, "mis" movimientos).

Algunos aducirían que "tal vez no puedo crear los patrones básicos que conforman mi ser o las funciones de la existencia pero si podría decirse que las individualizo. Las hago mías. Sintetizo todas estas determinadas características como contenidos personales desde un ángulo particularmente mío, de esta forma "mi" expresión del patrón común es diferenciable del tuyo e identificable como mi "yo" particular.

En ese sentido creo mi propia realidad haciendo uso de los materiales ya proporcionados que no son, en realidad, absolutamente nada en particular hasta que yo los proveo de la cualidad única de vida que soy "yo". Esta salvedad ordinaria es aceptable siempre y cuando nos demos cuenta que la tan alardeada "personalización" o "individualización" de la conformación general creativa del SER es también una función de esa misma conformación, no una iniciativa individual. El patrón creativo del Ser , del cual somos la expresión, se individualiza. Este es SU atributo, no NUESTRO. Solo puede ser considerado innatamente "mío" hasta tanto este "yo" esté después del hecho, junto con la conformación de esa individualización. En este sentido YO SOY el proceso de individualización pero no lo creo.
"YO" existo en una relación reflexiva y receptiva con el proceso que parte de un determinado patrón , que conforma un todo, del SER. Mi "saber" es un saber estructurado. Es una función de la conciencia total (de la autoconciencia). Posee una construcción gramatical interna de variables estructuradas.

Todos mis procesos instrumentales, modos de acción y demás son expresiones configuradas de este "saber". La función global de mi ser, con sus funciones sensitivas y motoras, sistemas autónomos y conscientes, es la de saber. En realidad, no hay un montón de "sistemas" diferentes, órganos diversos y complejos instrumentos, algunos para los procesos fisiológicos y de supervivencia, algunos para las funciones de acción-respuesta, algunos para percibir y otros para el conocimiento. Solo hay un sistema UNICO Y COMPLETO o un Patrón multi-dimensional de corrientes diferenciadas, propiedades y fases que sirven a la función del saber porque todo el patrón es una expresión de la conciencia.

Vamos a suponer que un constructor que se inclina por la "afirmación positiva del éxito" se propone recrear su realidad de acuerdo a los deseos de su corazón, previendo una astronómica suma de ganancias mediante la transformación de unas propiedades de bajo costo en unos bungalows de lujo anticipando la migración hacia ese distrito de personas que puedan adquirir dichas propiedades; sin dar lugar a dudas y gracias a la fe y extrema confianza que este señor tiene en la auto-justificación de sus metas, expulsa inmediatamente a todos los inquilinos de los edificios de bajo costo (quienes deben de haber traído semejante desgracia sobre ellos mismos). Un mes más tarde, este señor es asaltado en un callejón por uno de las personas que tan desalmadamente desalojó de su propiedad y quien no tuvo más remedio que convertirse en un mal viviente.
En ambos casos, "hipotéticos", ¿fue, acaso, la duda persistente, condicionada, tal vez, en los laberintos del subconsciente o especialmente en el último caso, una desviada reminiscencia compasiva, de culpa o empatía, lo que sirvió secretamente para disminuir el efecto deseado, produciendo de esta forma, un reflejo exacto de la creencia "negativa"?

Esto simplemente no puede explicar el hecho. Podríamos decir, hipotéticamente, que el constructor no poseía dicho remordimiento (¡porque podemos encontrar sobrados ejemplos de este tipo en la vida real!); pero podemos inferir que si nuestro resuelto seguidor de la Nueva Era cree esto, es tan necio como suena.

Pero ¿qué es lo que lo hace "necio"? ¡Evidentemente un individuo que defienda tal argumento no ha tomado en cuenta el contexto! Lo que hace del predicador de "tu creas tu propia realidad" un necio es, precisamente, el hecho de que todo "decreto personal", "pensamiento positivo" y "visualización creativa" tiene lugar dentro de un contexto ineludible. ¡Siempre hay consecuencias y repercusiones!. Nadie "decreta" algo en el vacío absoluto de un espacio privado. Hay un mundo que demanda y "empuja" existiendo a la par de los deseos personales de un determinado "sujeto-ego".

"¿Y qué?" - refutaría el empedernido "creador de su propia realidad" - "¿Acaso no permanecemos intocables ante los hechos del mundo si nos encerramos en la seguridad de nuestro privado confort psicológico, de nuestras afirmaciones autoritarias y las comisiones específicas de reafirmación de nuestro pensamiento positivo?

No, el hombre no vive solo de comisiones. Esta es la razón por la cuál tú no creas tu propia realidad sino que generas hipótesis más o menos reales o escenarios que están constantemente siendo probados y reflejados dentro del marco del Todo. Y el TODO, al ser inseparable del potencial de tu propio Ser interior, está constituido tanto por manifestaciones implícitas como explícitas, por aquello que es producido por comisiones activas o positivas y por aquello que resulta de los espacios vacíos y puntos ciegos de las omisiones interpretativas. Todas las posibilidades, potenciales y reales, existen dentro de uno y están inevitablemente incluidas en la suma total. Esto es lo que queremos decir al referirnos al contexto en el cual toda formulación de deseo y acción de "decretar" tiene lugar.
La realidad gira alrededor de DIOS, no alrededor del EGO. Solo la totalidad del alma está en contacto directo con la totalidad del SER ESPIRITUAL. Todo lo demás involucra, necesariamente, una perspectiva parcial, una estimación conceptual hecha desde un punto de vista personal (subjetivo) que inevitablemente produce puntos ciegos, negaciones así como también bosquejos "positivos" que deben ser completados obligatoriamente por la experiencia. Todo aquello que es "selectivamente" omitido de la realidad personal también se manifiesta.

Los espacios en blanco del pensamiento y la experiencia desarrollan una parte a expensas de la otra o, evitan temporalmente que el potencial latente o la combinación de ciertos centros se exprese y se realice. Lo que se ignora no pasa como si perteneciera al reino de la no-experiencia. No se guarda como una cantidad extra de potencial con el cual no tienes obligación de relacionarte.

Por el contrario, los espacios en blanco siempre se manifiestan en la imparable e inexplicable erosión de todas aquellas cosas que tú has materializado como la expresión de tu preferencia personal. Se dan a conocer como circunstancias inesperadas e indeseables que, sin embargo, presentan una identidad negativa con relación al auto seleccionado "perfil positivo".

Volviendo a nuestro ejemplo del constructor, podríamos decir que la víctima merece su suerte o que ha atraído esa suerte hacia sí mismo a causa de cierta insensibilidad implícita en su manera de pensar. Ocasionalmente, esta interpretación puede aproximarse a un factor real que forma parte del efecto negativo. Pero ni la idea de que ciertos elementos negativos, desconocidos para el individuo, fueron la causa del resultado negativo ni el argumento del karma residual (ni nada por el estilo) pueden explicar todos los casos dentro de la misma categoría.

No es cierto que cada víctima de violación invitara dicha experiencia como na forma personal de "comisión"; el hecho de que cada alma es un microcosmos global de Absoluto Potencial, significa que una cierta cantidad de experiencia será la "invitación" resultante de algún vacío en la hoja de balance del expediente del alma. Este "vacío" se trata de la deficiencia de ciertos principios involucrados en el hecho; es una suave ruptura en el expediente del alma con respecto a una clase de potencial. La negación de éste forma progresivamente una carga magnética que provoca una gran tensión sobre el Todo que requerirá de una compensación abrupta. (Nota: en el mundo en donde "tú creas tu propia realidad", esta área potencial del ser no necesitaría ser tomada en cuenta debido a que todo es la reflexión de una comisión personal, o sea, lo que se piensa expresamente, se desea activamente y se cree conscientemente, etc.)

Debido a que tal deficiencia con respecto a una determinada área del ser produce un potencial masivo que precipita la experiencia, la cual incluye los elementos faltantes ( usualmente, la experiencia resultante es desagradable), podemos en verdad concluir que tales doctrinas como las de "tú creas tu propia realidad" sirven para incrementar la probabilidad de que tales experiencias desagradables tengan lugar. Las experiencias extrañas o de naturaleza desconcertante muchas veces caracterizan de forma manifiesta las cosas que nos pasan. No podemos adueñarnos de tales experiencias identificándolas arbitrariamente, con algún pensamiento activo o positivo, en la búsqueda de una interpretación retorcida, señalando algún vago paralelismo (por ejemplo: "¡Me debo haber agarrado esta disentería debido a que no me gusta la arquitectura Mexicana!").-

Es la autoridad del TODO la que pesa el equilibrio del pensamiento y gobierna sobre la calidad de la experiencia. Mientras uno tenga una perspectiva interpretativa de ese Todo que no esté directamente alineada con él, los resultados de los propios cálculos reflejados en la experiencia se parecerán a un laberinto de espejos rotos, mostrando primero una cara de la Presencia total de uno mismo y luego la otra; primero lo parte fácilmente visible de la imagen total, y luego la parte oculta.

Esto implica que solo cuando se está alineado y en una completa armonía con el valor completo del SER, la realidad se manifiesta a través del medio de expresión personal porque entonces no hay discrepancia entre lo personal y lo Universal, lo puramente subjetivo y el Todo indeterminado. Solo bajo esta condición puede manifestarse lo "imposible" (o sea, todo aquello que no puede ser manipulado ni controlado por nadie)."

Traducción de:
Why you don't "create your own reality" by Moris Tarantella [Originally published in TNTC Vol.1, No.4 Nov.'89]
http://zelator.topcities.com/index-1.htm
Revisión de la traducción: Roderiko Mendieta

Fuente: http://quantumfuture.net/sp/pages/TE_Porque.html