lunes, 14 de septiembre de 2009

Ciencia cotidiana

1. ¿Por qué el pan de molde es cuadrado, si el choped, el salami, la mortadela… son redondos? ¿Quién tiene la culpa de esto, los tranchetes?
Es culpa del molde. Tiene que tener una parte abierta, para que suba al cocerse la masa, y es más fácil que sea rectangular.

2. ¿Por qué cuando yo compré el piso no me dieron la canica que tienen los demás vecinos (pero todos) y que se les cae o la echan a rodar a partir de las doce de la noche?
Tú también la tienes, pero no es una canica, sino un deficiente nivel de aislamiento a ruido de impactos. Cualquier objeto que cae al suelo produce una vibración, que se transmite a la estructura del edificio y se percibe como ruido en las viviendas colindantes.

3. ¿Por qué si nunca usamos las páginas amarillas, cuando las ves en el portal te pones contentísimo y, de hecho, piensas en cogerlas todas?
Porque tendemos a acaparar cosas gratis, y por los bonos de descuento (que después en casa descubres que son un timo y apenas llegas a usar uno o dos)

4. ¿Por qué cuando nos sonamos los mocos abrimos el pañuelo y miramos lo que hemos echado? ¿Qué esperamos encontrar? ¿Berberechos?
Habrá que comprobar que son sólo mocos… A veces suele sangrarse cuando estás muy perjudicao.

5. ¿Por qué cuando nos cuelgan el teléfono nos quedamos mirándolo como si el teléfono tuviera la culpa?
Es de donde salía la voz que nos ha cortado.

6. ¿Por qué en las pelis de miedo siempre aparece una puerta cerrada de la que sale mucha luz por las rendijas? ¿¿¿Qué hacen los espíritus ahí detrás, fotocopias???
Es un efecto especial extremadamente barato.

7. ¿Por qué hay tanta gente que cuando come un helado de cucurucho, a la mitad, muerden el piquito de abajo? ¿No saben que por ahí les va a chorrear?
Hum, no conozco a nadie así. Lo que sí es habitual es que los de envoltorio vengan con el pico roto.

8. ¿Por qué cuando te duele una herida, siempre llega alguien que te pregunta: “¿te duele? eso es que se está curando…” Que me imagino a Jesucristo con los clavos, y la Virgen: ¿te duele? fenomenal!!, en tres días vas a estar como nuevo…
En realidad es “te escuece”. Y se debe a una falsa creencia. Es cierto que cuando una herida se está curando (o si te echas alcohol o agua oxigenada) escuece, pero no quiere decir que por escocer se esté curando.

9. ¿Por qué en las iglesias ponen pararrayos? ¿No las protege Dios? Un poquito de confianza, ¿no?
El plan de Dios para proteger a la iglesia de los rayos es crear al tipo que coloca pararrayos.

10. ¿Por qué cuando llegamos a lo alto de una montaña nos ponemos las manos en las caderas?
Al hacer una caminata larga, los brazos también se cansan. Si además los llevabas bajos, la sangre se acumula en ellos y se inflaman un poco las manos. Las brazos también necesitan descanso.

11. ¿Por qué abrimos la boca cada vez que miramos al techo?
Es para relajar la tensión en la piel de la garganta.

12. ¿Por qué nos da por ir a la nevera cada cuarto de hora si siempre hay lo mismo?
Tus necesidades varían a medida que tu cuerpo consume recursos. Lo que en un momento no es apetecible, puede serlo unos minutos después.

13. ¿Por qué cuando nos llaman al móvil sentimos la necesidad irrefrenable de ponernos a andar de un lado a otro?
Porque podemos.

14. ¿Por qué cuando estamos en un lugar alto nos obsesionamos con ver nuestra casa? “Mira, mira ahí, al lado del edificio rojo…”
Es una forma de situarnos dentro del espacio conocido.

15. ¿Por qué cuando echamos una carta al buzón no podemos evitar mirar por la ranura e investigar qué hay dentro? Qué esperamos encontrar? ¿un cartero enano?
Al dejar de ver la carta, nos surge una necesidad de comprobar si se encuentra en buenas condiciones ahí dentro. También está la mera curiosidad de ver si hay muchas cartas.

16. ¿Por qué abrimos los ojos cuando estamos a oscuras? ¿Qué creemos, que tenemos superpoderes?
Primero, para no tenerlos cerrados. Estando despiertos eso requiere un esfuerzo. Además, con los ojos cerrados es menos probable que detectemos un cambio en la iluminación.

17. ¿Por qué nos da tanta vergüenza quedarnos en calcetines cuando vamos a una zapatería? ¿Por qué en cuanto nos traen el calzado que hemos pedido nos lo ponemos a toda leche?
Miedo a que nos huelan los pies, o a que los calcetines tengan un agujero.

18. ¿Por qué nos hace tanta gracia que se nos quede la marca del reloj cuando nos ponemos morenos en verano que en cuanto lo vemos se lo decimos al de al lado? “Mira, se me ha quedado la marca, parece que llevo reloj, pero no”
Es una excusa para presumir de moreno.

19. ¿Por qué cuando un aparato eléctrico no funciona no se nos ocurre otra cosa que apretar con más fuerza el botón de encendido?
Es muy habitual que los interruptores hagan mal contacto.

20. ¿Por qué cuando alguien se va a poner gotitas en los ojos abre la boca de esa manera tan extraña? ¡Es colirio, no tequila!
No tengo ua respuesta inmediata para esta, pero supongo que al concentrarnos en una operación delicada (no solemos estar cómodos con líquidos a punto de gotear en un ojo) relajamos otras zonas.

21. ¿Por qué cuando cogemos una caja de medicamentos, por muchas vueltas que le demos, siempre la abrimos por el lado que no es y aparece el prospecto, ahí, doblado?
Hay un 50%, y sólo te acuerdas de cuando te da coraje.

22. ¿Por qué cuando vas de viaje te sientes culpable si no visitas los museos?
Si te gustan los museos, lo que te quedas es con ganas. Si no te gustan de verdad, no te supone ningún problema.

23. ¿Por qué cuando nos enfadamos nos cruzamos de brazos?¿Qué ganamos con ello?
Con los brazos cruzados es menos probable que te líes a ostias, ¿no?

24. ¿Y por qué cuando tenemos miedo nos metemos debajo de las sábanas? ¿Creemos que un cuchillo no las atraviesa?
Estrategia del avestruz

25. ¿Por qué has mirado al techo al leer la pregunta número 11?
Estoy demasiado dormido como para mirar al techo. Y además tenía una explicación plausible.