domingo, 8 de noviembre de 2009

Crítica a los documentales de Zeitgeist

CRÍTICA A LOS DOS DOCUMENTALES ZEITGEIST


Puntuación total: 8,33
Utilidad para la docencia : 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Veracidad histórica: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Entretenimiento global:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Recomendación oficial:


INTRODUCCIÓN

Los dos documentales realizan un análisis político y económico muy útil para entender las causas y los defectos de la realidad que nos ha tocado vivir, incluso cuando algunas pruebas históricas no están suficientemente probadas, resultan ser las interpretaciones más verosímiles en función de los datos que tenemos. Por eso considero este documental doble como muy recomendable para entender los vicios del sistema financiero y sus vinculaciones con lo político. Me parece también muy convincente las interpretaciones sobre acontecimientos históricos en función de sus resultados.

Sin embargo hay dos partes muy concretas que según mi opinión, merecen ser criticadas. La primera parte del 1º documental, donde hace un ataque injustificado a las religiones tradicionales, y las últimas partes del 2º documental donde se realizan propuestas de “sistema alternativo” al actual. Es necesario que haga esta aclaración para dejar claro que si he seleccionado estos documentales es, exclusivamente por su acertado análisis político y económico, pero estoy en contra de que se mezcle la política y la economía con la religión y, por otro lado no estoy de acuerdo en algunas de las propuestas finales. Debajo de los documentales pongo la crítica.


CRÍTICA A LA PRIMERA PARTE
Mi intención con esta crítica no es defender mi posición religiosa, que me la reservo, lo que pretendo hacer una análisis objetivo de la las incoherencias en la crítica que se hace de la religión tradicional, con el fin de demostrar que es un error mezclar religión y economía:

- 1. La primera parte del 1º documental intenta refutar a la religión “teísta” (la creencia en un dios personal) enumerando las analogías entre los fundadores del judaísmo y el cristianismo y otras tradiciones míticas anteriores. Estas analogías existen y no voy a discutirlas, pero plantearlas como una prueba “científica” de la inexistencia de Moisés o Jesucristo es alto totalmente arbitrario. Lo único que se “demuestra científicamente” es que efectivamente hay analogías entre los fundadores de las religiones, nada más. Deducir por ello que no existieron es un argumento que no se prueba en absoluto. Es más, se podría usar el argumento invertido. Podría decir que puesto que hay elementos de la vida de Jesucristo o de Moisés que no aparecen en las leyendas previas, concluyo que “científicamente” existieron, esto es tan poco científico como lo anterior.

- 2. Igualmente decir que no hay pruebas contundentes que prueben la existencia de un Jesucristo histórico no prueba que no haya existido. Lo único que hay es la ausencia de una prueba concluyente que demuestre su existencia, nada más. Deducir por ello que no existió es un argumento que no se prueba en absoluto.

- 3. La primera parte del 1º documental explica estas analogías haciendo una vinculación entre las ideas religiosas “teístas” y la astrología (religión “solar”). Me parece muy interesante esa relación, con la que puedo o no estar de acuerdo, pero ¿con esto podemos concluir que un dios personal no existe? En absoluto, con esto lo único que podemos concluir es que existen estas coincidencias, nada más. Posiblemente si buscáramos coincidencias con las religiones naturales (inspiradas en la naturaleza) también las encontraríamos. Toda esta argumentación parte de una premisa igualmente falsa, se da por supuesto que las creencias religiosas se establecen en función de “demostraciones científicas” (se confunde religión y ciencia) cuando la posición mayoritaria entre los “teístas” es que la creencia o no depende de la “fe”, que es algo personal y subjetivo que no necesita “demostración científica”.

- 4. Indirectamente se presenta a las religiones “teístas” como aquellas que tienen como centro doctrinal el miedo al infierno y al castigo divino, a continuación se muestra esto como un instrumento más de “manipulación” para mantener las injusticias. Desde luego que “utilizar” a la religión como un instrumento para mantener las injusticias es algo que sucede a menudo y es denunciable, pero ¿esto es inherente a la religión? Claramente no es así. El mal uso que se pueda hacer de la religión, no rebate la religión misma, sólo queda descalificado eso uso específico. Se puede probar que el “miedo” no es el fundamento central de las religiones teístas en el momento en el ves que muchos “teístas” fundamentan sus creencias en otros principios. Dicho de otra forma, las religiones “teístas” son más plurales “doctrinalmente” y no tienen porque fundamentarse en el miedo.

- 5. El documental defiende en las partes finales de de la 2ª parte, una forma concreta de religiosidad, el panteísmo, aunque no se le alude directamente por el nombre. Como he dicho al principio, no intento defender o criticar un tipo de religiosidad u otra, pero sí que hay quiero dejar claro ciertos hechos objetivos desde mi punto de vista, uno de ellos es que el panteísmo es otra forma de religiosidad (no digo ni mejor ni peor). Por eso creo que se hace una manipulación interesada del lenguaje cuando se da por supuesto que las ideas que se defienden (panteístas) no son “religiosas”, y esto se hace claramente para poder hacer la generalización siguiente; religiosidad = ingenuidad ante la manipulación. Ahora es cuando enlazo este argumento con el anterior para elaborar el argumento siguiente:

- 6. Puesto que las religiones teístas no son tan simplistas, nos podemos encontrar en su seno interpretaciones panteístas. De modo que las ideas que finalmente dice defender el documental, se pueden defender también desde posiciones teístas. No quiero hacer un recorrido histórico para justificar esto, basta con que mencione dos ejemplos: el panteísmo cristiano de Espinosa, y el panteísmo islámico de los sufíes.

- 7. Como argumento final, recopilando todo lo dicho anteriormente, tengo que concluir que la crítica que se hace al “teísmo” es claramente perjudicial para lograr el objetivo de combatir el sistema económico-financiero por dos razones:
1. Excluyes de manera innecesaria e incomprensible a todos los que, siendo “teístas”, también son partidarios de reformar el actual sistema y comparten el mismo análisis de la situación.
2. Los defensores del mantenimiento de las injusticias consiguen un argumento para defenderse: estar en contra del análisis que ellos hacen de la situación, es estar en contra de la religión. Evidentemente esta idea es igual de absurda que las que se han usado para criticar a la religión.

Reitero que con esta crítica no pretendo ni apoyar las religiones “teístas” ni criticar a las religiones “panteístas” repito que se trata de hacer un crítica al intento mezclar, como si se tratara de la misma cosa, religión y economía.

CRÍTICA A LA SEGUNDA PARTE

Estoy totalmente de acuerdo en que hay que reformar el sistema financiero, y que con la tecnología actual podríamos reducir las horas de trabajo hasta lo mínimo, también coincido en que los avances tecnológicos hacen posible que la economía use sólo recursos renovables, pero ¿Cómo se logran estos objetivos deseables? Es muy decepcionante que el documental, después del fantástico análisis que hace de la situación, no sea capaz de responder a estas preguntas con coherencia. De la misma manera que al principio, vuelve a mezclar torpemente religión y economía, sus propuestas de solución van en la línea del “cambio de conciencias” o inciden en la “educación” y la importancia de la superación del adoctrinamiento, y cambiar la moral del “beneficio” por una nueva moral de la “cooperación”. O lo que es lo mismo, en lugar de responder al “cómo”, de hacer propuestas concretas, acordes con el análisis concreto previo, pega un salto y se pone a hablar de moral. La idea de fondo es: “cambiemos las conciencias para cambiar el mundo” ¿y que pasa si ya has cambiado tu conciencia ¿De que forma concreta cambiamos el mundo económico y político? No hay respuesta. Alguien podría decir que se trata de una simple “carencia”, pero no es así, esa carencia esconde una idea muy peligrosa, intentaré explicarlo. Durante el documental se pone de manifiesto la corrupción y las mentiras con las que nuestros políticos nos “someten” y nos convierten en “esclavos” a sueldo. No tengo nada que objetar, pero cuando se dedica tanto esfuerzo a mostrar los indiscutibles defectos del sistema democrático parlamentario y a continuación no se explica como mejorar este sistema, en el fondo hay una crítica solapada a la democracia como sistema. Esto que de partida no es más que una hipótesis, se convierte en algo bastante verosímil cuando lo unes a otros elementos: en el documental dice que tiene que ser la “técnica” la que nos gobierne, como “la técnica” es un abstracto, cuando lo hacemos concreto, tenemos que sustituir “técnica” por “técnicos-científicos” . Como el ataque previo a los políticos corruptos no ha mencionado alternativa, podemos sintetizar esta idea así: “los políticos deben ser sustituidos por los técnicos-científicos”. Como ademas resulta que son técnicos-científicos los que patrocinan este documental, podemos aun aclarar más la afirmación previa: “los políticos deben ser sustituidos en el poder por nosotros”. A un técnico no lo eligen los electores, la consideración de técnico la concede otro técnico (de “escala” superior) en función de sus conocimientos. ¿acaso se está defendiendo una forma de gobierno elitista y antidemocrática?

Fuente: http://profesorfrancisco.es.tl/CrItica-a-Zeitgeist.htm