martes, 28 de julio de 2009

Unificación


Unificación

Por Krisaltis

Este método de manifestación en lo energético –o como algunos lo llaman método de meditación- ha de ser tomado como tal, es decir, en responsabilidad y estando uno centrado. Y esto es así porque en el etéreo las frecuencias son muy diversas y si se está descuidado o en un estado psicológico demasiado inestable, las consecuencias pueden ser nefastas, nada saludables para quien lo pone en práctica, incluso llegando a una infiltración energética por parte de ciertos entes. Es así, pues, que lo expuesto en las siguientes líneas tratará de cómo uno puede amplificar la energía sin depender de otros seres, es decir, en su simpleza dándose cuenta del poder ilimitado. Básicamente la práctica consiste en saber ya qué era uno en su etapa de vida física pasada –por no decir vida “anterior”. De modo que si se quiere poner en práctica este método al menos uno ya ha de haber tenido experiencia suficiente como para saber qué persona o personas era antes de ser lo que es ahora, con su personalidad y todo lo relacionado a ella. Pues bien, una vez plasmado el campo de protección alrededor de uno –incluso se puede camuflar si así nace- se podrá proceder a lo siguiente.


Antes bien, tener presente lo que uno siente y lo que nace en el proceso. Ahora, lo primero puede ser muy sencillo, tan solo es cuestión de sentir la frecuencia que uno emana. Esto es, percibir lo que uno es actualmente. Una vez ya completado este paso, se podrá proceder a ampliar el campo energético o aplicarle cuanto a uno le surge en ese instante, en claridad y sinceridad. Así, equilibrados todos los centros energéticos, procédase a recordar vida por vida lo que uno fue. Esto es así porque se estará estableciendo mejor contacto con la frecuencia en la que antes se estaba. En todo este proceso algunos recuerdos no agradables pueden manifestarse; sin embargo, si esto sucede téngase presente que en otra ocasión pueden ser tratados, o si nace, tratarlos en el mismo instante, pero este método no versa exactamente de tratar heridas del pasado, sino de unificación de seres –que al fin y al cabo es la misma persona. Aclarado esto, así como uno sintió la frecuencia propia del presente, hágase también con la del “yo” pasado. Este procedimiento es importante, ya que en el camino uno puede ir recordando muchas cosas, y me refiero de modo especial a algunas habilidades que fueron siendo olvidadas a través de los años y nacimientos. Entonces, cuando ya uno puede percibir la frecuencia de su “yo” anterior –por decirlo de alguna manera- ánclese consigo mismo. En otras palabras, fusione la frecuencia de lo que se es en la actualidad con la que percibe que era en ese entonces –solo si lo siente sano y saludable, por otro lado téngase presente que uno ya está unificado y aquí tan solo se está haciendo manifestado para este plano con esta consciencia. Y cuando lo logre, proceda a hacerlo con la encarnación siguiente, y así en más. Ahora, en esta etapa la energía de uno puede sentirse redoblada o algo por el estilo, la sensación puede variar de persona en persona.


En cuanto a lo que sigue, siga teniéndose en cuenta la protección. Por lo demás, en el proceso de unificación de sí mismo con sus otras encarnaciones, lo que vivencie uno ha de tenerse muy en cuenta, aprendiendo de todo el proceso. Luego uno quizá sea capaz de saber-sentir cosas que antes no percibía. Aun así, puede que no se exprese en palabras, sino que tan solo se pueda manifestar en hechos. Es totalmente comprensible porque se trata de una parte de la memoria que no precisa exactamente de palabras como las plasmadas en este texto. Así, pues, queda compartido el método de unificación de seres. Lo que nazca de todo esto, siempre estando centrados y en protección, queda en cada quien. Y para terminar, sépase que no hay un tiempo determinado para esta práctica, incluso uno puede usar música si lo siente mejor así o lo que sea, con tal de estar en sincronía –o en la onda.


Namasté