domingo, 11 de octubre de 2009

La contaminación con mercurio, ¿dónde está?

La contaminación con mercurio

Infórmese de Dónde Viene
Cada año las plantas químicas y las plantas generadoras de energía crean toneladas de contaminación de mercurio el cual entra en nuestros hogares y en nuestros cuerpos a través del pescado contaminado.

Las dos principales causas de contaminación con mercurio son las plantas de cloro y las plantas generadoras de energía a carbón. Las plantas que producen el cloro, usan cantidades masivas de mercurio para extraer el cloro de la sal. El problema es que estas plantas "pierden" decenas de toneladas de mercurio al año, mercurio que probablemente termina en nuestras mesas. Las plantas de energía emiten alrededor de 50 toneladas de humo contaminado con mercurio al año. Las plantas que reciclan losautomóviles son otra gran fuente de contaminación con mercurio, expulsando de 10 a 12 toneladas de mercurio hacia el aire anualmente.

Plantas Generadoras de Energía

El carbón contiene una contaminación natural de mercurio. Al quemarlo para generar electricidad, el mercurio es liberado hacia el aire a través de las chimeneas. La mayoría de esta contaminación con mercurio podría eliminarse con instalar dispositivos de control de contaminación. Dispositivos similares han dado muy buenos resultados en incineradores municipales, que en un tiempo fueron grandes fuentes de contaminación con mercurio.

Sin embargo, en enero del 2004 la administración del Presidente Bush propuso relajar las reglas y demorar labores que reducirían las emisiones de mercurio que emiten las 1,100 calderas en las más de 460 plantas generadoras de energía a carbón de la nación. Esencialmente, el plan de la administración Bush no obliga a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) exigirle a las plantas de generación de energía que reduzcan las emisiones en la máxima cantidad tecnológicamente posible. En vez, trata al mercurio como si fuera un contaminante de aire común y corriente y no un contaminante sumamente peligroso.

Manufactura de Sustancias Químicas

Los grandes contaminadores con mercurio también incluyen a las plantas de mercurio cloro antiguas, también llamadas industrias de cloro-álcali. Estas plantas usan el mercurio para convertir la sal en gas de cloro y sosa cáustica (mejor conocida como lejía), que se usa en jabones y detergentes, en plásticos, y en la creación de papel. Las plantas de cloro-álcali más modernas usan una tecnología más limpia y libre de mercurio, pero ocho plantas estadounidenses de cloro-álcali todavia continúan usando mercurio. (Dos de estas plantas han anunciado planes de usar tecnologías mas limpias.)

Cada una de estas plantas contamina el aire con un promedio de 200 toneladas de mercurio. Prácticamente cada año desde que se comenzaron a compilar récords, las plantas cloro-álcali han "perdido" decenas de toneladas de mercurio en el proceso de manufactura. Estas plantas no pueden explicar a dónde se va el mercurio perdido. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) tampoco lo puede explicar; sin embargo no ha fijado restricciones a esas emisiones. EL NRDC ha llevado acabo pruebas de la calidad del aire en áreas donde se encuentran plantas de cloro-álcali detectando altos niveles de mercurio.

Chatarra de Automóviles

La contaminación con mercurio también ocurre cuando los interruptores de luz a base de mercurio de los automóviles son convertidos en chatarra y fundidos para reciclar. Al fundirse, el mercurio que contienen los interruptores se vaporiza hacia el aire.

Después de una gran cantidad de presión del público, los fabricantes de automóviles dejaron de usar mercurio en enero de 2003, pero a medida que los autos de modelos anteriores son incinerados, la contaminación con mercurio seguirá escapando hacia el aire. Para evitarlo, los interruptores a base de mercurio de los autos deben retirarse de los autos en el patio de chatarra antes de triturarlos y enviarlos a las plantas siderúrgicas para reciclado. Retirar los interruptores tomaría menos de un minuto por auto en promedio, un costo que deberían pagar las compañías que los instalaron, no la industria de la chatarra. Si desea información adicional sobre el mercurio en los automóviles, puede conseguirla en el sitio en Internet de la Campaña por Autos Limpios.

Mercurio en los Alimentos que Comemos

Para los habitantes de los Estados Unidos, la fuente más común de exposición al mercurio es el atún. El atún no contiene la más alta concentración de mercurio de todos los pescados, pero como los estadounidenses comen mucho más atún que cualquier otra variedad de pescado que contenga mercurio, como el pez espada o el tiburón, impone una mayor amenaza para la salud. (Si desea más información, vea nuestras guías Evite Consumir Pescado Contaminado y coma atún sin riesgos.)

Los pescadores de profesión y por deporte que comen lo que pescan pueden correr un riesgo particularmente alto de envenenamiento con mercurio si pescan frecuentemente en aguas contaminadas. A través de los Estados Unidos se sabe que el mercurio ha contaminado 4 millones 856 mil hectáreas (12 millones de acres) de lagos, estuarios y zonas pantanosas (30% del total) y 761 mil 200 kilómetros (473 mil millas) de corrientes, ríos y costas. Además, ni siquiera se han hecho pruebas en muchas masas de agua. En 2003, 44 estados emitieron avisos informativos respecto al consumo de pescado, advirtiendo a los ciudadanos que limiten la frecuencia con la que comen ciertos tipos de pescados provenientes de aguas del estado por estar contaminadas con mercurio.

El Tiempo está a Nuestro Favor

Aunque el mercurio es un contaminante de los llamados persistentes, lo que significa que no se desintegra como otros contaminantes, su peligro disminuye considerablemente con el tiempo, porque se asienta en los lechos de los ríos, lagos y océanos, y es cubierto por capas sucesivas de sedimento. En cierto punto, los peces dejan de consumir el mercurio por lo que finalmente deja de ser un riesgo para los seres humanos.

Podemos empezar a proteger nuestra salud ahora mismo, deteniendo la contaminación con mercurio desde sus fuentes.