domingo, 11 de octubre de 2009

Apuntes ecológicos

APUNTES ECOLÓGICOS

Manuel Pozo

Hay quienes la definen como el estudio de los ecosistemas. Un pionero en el estudio de la ecología fue Ernest Haeckel, que la define como: “El estudio de las relaciones de un organismo con su ambiente orgánico e inorgánico, o el estudio de las relaciones amistosas o negativas con las plantas y los animales con los que se convive”. También se considera como la Ciencia que estudia las interrelaciones entre hombres y medio ambiente, aunque hay algunos autores que a esta relación le llaman auto ecología y la

Dividen en dos tendencias: La Ecología de los factores ambientales o Ecología del medio ambiente físico y químico; y la Ecología de las poblaciones.

La sinecología se basa en el estudio de toda la comunidad de seres vivos de un área determinada y bajo condiciones determinadas.

El problema de la contaminación ambiental y sus efectos nocivos sigue su curso destructivo, pese a las muchas reuniones, conferencias y acuerdos que se han celebrado a nivel internacional, regional y local. Es cierto que los fenómenos naturales como: ciclones, erosiones volcánicas, tormentas, han causado devastaciones de grandes zonas y regiones con pérdidas de miles de vidas en las últimas décadas, pero no menos cierto, es que el factor antropogénico (la actividad humana) con la emisión de millones de gases tóxicos a la atmósfera, producto de la combustión y la producción industrial, así como el despliegue de sustancias y desechos químicos en ríos y mares han incrementado el deterioro de nuestro medio ambiente de manera progresiva. Es verdad que necesitamos la industrialización pero más cierto es que hay que adoptar medidas preventivas que conjuren el riesgo de extinción de las especies, principalmente de la humana, cuya sobre vivencia debe estar por encima de los intereses individuales y de grupos.

Hoy en día existe la tecnología para lograr un desarrollo y bienestar generalizado sin poner en peligro al género humano, sólo se necesita una disposición, una voluntad de quienes tienen el poder y los recursos para lograrlo.

Se han celebrado diferentes congresos y conferencias internacionales con representaciones oficiales de centenares de países, con la presencia de científicos, de organizaciones ecologistas… donde se han hecho dramáticos llamados sobre la grave situación ambiental. Es verdad que se han logrado algunos acuerdos, como: La Conferencia del Medio Ambiente celebrada en la Sede de la ONU en 1972 donde representantes de diversos países, ecologistas y científicos, hicieron un llamado dramático sobre la calamitosa situación ambiental mundial y sobre la responsabilidad que en esta situación tienen los países ricos, que son los más contaminadores; Como es el de la Conferencia de Río de Janeiro, Brasil, donde se acordó que los países ricos dispusieran de un 0.777 de su PBI para ayudar al desarrollo; La Segunda Cumbre del la Tierra, 1977, en la Sede de las Naciones Unidas, donde 173 países reafirmaron los acuerdos de Río, pero se criticó los incumplimientos y retrocesos en relación a las soluciones que se requieren para resolver los problemas ambientales.

En realidad, no se logró que se firmara una declaración de compromiso entre países ricos y pobres. Es más, en esos años 1992-1997, la pobreza se incrementó. En Kyoto, Japón, en ese mismo año 1997, se celebró otra conferencia internacional y luego de prolongados debates se acordó reducir la emisión de gases de invernaderos y que los 39 países más industrializados reducirán sus emisiones de gases a un 5.2 %. En la práctica, los acuerdos han sido incumplidos y en algunos casos algunos representantes de países ricos ni siquiera han firmado.

La situación ambiental es de tal gravedad que se han escenificado diferentes protestas a nivel internacional por diversas organizaciones sociales. Uno de los casos más impactante fue el documento elaborado por mil quinientos científicos de 63 países y entre ellos 98 premios Novel, la mayoría en el área de la ciencia, que firmaron el manifiesto en el que les dicen a los gobernantes y líderes políticos mundiales que actúen de forma inmediata para prevenir las consecuencias devastadoras del calentamiento global. Esta contundente declaración fue entregada en Washington, a representantes del gobierno, antes de la reunión mundial sobre medio ambiente que se celebró en Kyoto, Japón. En el Protocolo de Kyoto, Japón, se acordó que los países industrializados deben reducir la emisión a la atmósfera de 6 tipos de gases de invernadero, que contribuyen al calentamiento global, en un mínimo de 5.2% en el período comprendido entre 2008 y 2012.

El calentamiento global ha seguido creciendo, la descongelación progresiva de los témpanos de hielo, conlleva aumento del nivel del mar, lluvias e inundaciones, desaparición de islotes y playas, ecosistemas marinos, reducción del turismo, desplazamiento de grandes núcleos poblacionales, incremento en la escasez de alimentos y consigo la desnutrición y el hambre. Y por ende, las desapariciones de especies animales y vegetales van en aumento acelerado.

En Brasil, la Amazona, que es la mayor selva tropical del planeta tierra, ardiendo en fuego lento se han destruido más de 400 mil kilómetros cuadrados, provocados por los ricos terratenientes y por campesinos pobres que carecen de tierra adecuada.

Alrededor de 100 especies de animales desaparecen al día por causas de la sobreexplotación de los recursos naturales, la destrucción del hábitat natural, introducción de especies exóticas, la contaminación y la caza ilegal de ballenas. Según ha declarado la organización ecológica Greenpeace.

En Europa se ha perdido el 70% de los bosques originales, en Asia el 72%, en Oceanía el 22%, en África el 90%.

Como consecuencia de la contaminación tenemos la degradación del suelo, la desertificación que esta afectando al 70% de la población de la tierra.

La desertificación afecta a unos mil millones de personas y a mil novecientos millones de hectáreas en todo el mundo. En América Latina se encuentran desertificadas, Aproximadamente la 3/4 partes de la tierra.

Ya sea en forma severa o moderada, el continente más afectado por la degradación es África, pues a la intensidad de la desertificación de la mayoría de los suelos, se unen los altos niveles de desnutrición, las enfermedades infecciosas y sobre todo el hambre, el hacinamiento, el analfabetismo y los enfrentamientos grupales, que parecen, en ocasiones, como si fueran estimulados por otros.

En tres décadas, al ritmo que va la deforestación a nivel mundial desaparecerán más de 60 mil especies vegetales.

En tan solo una década se han extinguido más especies de plantas, que en el último milenio.

Las pérdidas por la desertificación y por la sequía han ascendido a cerca de 42 mil millones de dólares


Fuente: http://club.telepolis.com/manuelp1/ecologia.htm