domingo, 25 de octubre de 2009

Índigos

NIÑOS DE HOY NO ACEPTAN ORDENES, EXIGEN RAZONES
Dr. José Luis Pérez Albela Beraún
C.M.P. 18164



El 80 por ciento de los niños y adolescentes de hoy son Indigos y se caracterizan por ser rápidos mentalmente, muy espirituales, hipersensibles que saben muy bien lo que quieren y cuál es su misión en la vida. Muchos de ellos tienen cualidades extra sensoriales, son sanadores.
Su aura, vista a través de una cámara especial, es de color azul violeta y de allí deriva el nombre. Desde hace siete años están naciendo en mayor cantidad y constituyen parte del proceso de evolución de la humanidad.

Lamentablemente padres, educadores y profesionales de la salud no están comprendiendo bien a estos menores y son maltratados físicamente, erradamente medicados y clasificados como niños hiperactivos o con déficit de atención. Según el neurocientífico Ricardo Rojas los Indigo "son una estrategia de la naturaleza para ayudar al mundo a cambiar ".

Para Rojas, al adulto le es muy difícil usar más el hemisferio derecho para expresarse de buena manera ante un menor. Muy diferente es dar una orden en forma impositiva que pedir que se haga algo por favor. Por eso es importante que los adultos se interesen de corazón por su hijo, sin creer saber de antemano lo que les conviene. Respetándoles y comunicándose con ellos será posible saber que lo que les conviene.

Recuerde que hablar con calma exige al adulto saber controlar sus emociones.
Los Indigo no aceptan imposiciones y exigen explicaciones. Tienen la capacidad de atender varias cosas al mismo tiempo, y por lo general es conveniente tocarlos para que atiendan lo que queremos decirle o pedirle. Sabemos por las investigaciones del científico japonés Masaru Emoto que nuestras emociones y palabras influyen en la estructura molecular del agua y es inteligente pensar cuan positivo o negativo puede ser lo que decimos a alguien considerando que el cuerpo humano esta constituido en un 60 por ciento de agua.

Un grito aleja a un niño hipersensible aunque no tienen temor porque están llenos de amor.
Cuando niño, Tomás Alva Edison era cambiado constantemente de colegio porque lo catalogaban como muy activo y con déficit de atención. Albert Eisntein demoró para empezar a hablar y en ambos casos el rol que cumplieron sus madres fue fundamental. Ellas asumieron sencillamente que sus hijos eran diferentes.
El adulto tiene que aprender a acercarse a sus hijos menores, no al revés. Los Indigo tienen grandes cualidades musicales, son muy creativos y artísticos, por eso tienen que hacer arte, pintura, escultura, manualidades, tocar instrumentos y los padres o tutores también para estar a su nivel. Hasta los siete años de edad que escuchen las composiciones de Mozart, de los siete a catorce años a Beethoven, Brahms y Bach.
Una adecuada nutrición para estos niños es muy importante, en principio comen poco porque metabolizan mejor y se inclinan más por una dieta vegetariana. No exija comer a su hijo lo que no le gusta. Suplementos de Magnesio y vitamina B6, los tranquiliza sin atontarlos.

Incluya más nutrientes ricos en este mineral, que se encuentra en el germen de trigo, cereales integrales, frutos secos, almendras, nueces, ajonjolí, etc.
El entorno familiar, escolar y de la sociedad en general influye en el desarrollo del Indigo.
Los niños que viven en un entorno violento, serán violentos en su actuar, si un niño recibe amor dará amor. Si los padres sólo se ocupan de pagar sus estudios o comprarle ropa, sin importarles cómo se sienten, que los inquieta, qué problemas tienen o que sucede en su vida, ese niño será indiferente. Ellos necesitan del apoyo emocional para desarrollar mejor su inteligencia. La rebeldía de estos menores es el comportamiento para hacer reaccionar y reflexionar al adulto, para poner un alto y preguntarse qué están haciendo mal, qué necesita mi niño para entenderlos mejor y no repetir los errores año tras año.
Cuando estos menores se sienten incomprendidos, se evaden de la realidad ocultándose en su propio mundo o se violentan para atraer así ayuda.

IDENTIFIQUE A UN NIÑO INDIGO

  • Comunican mucho, hablan muy rápido.
  • Presentan falta de modulación en la voz (gritan o susurran).
  • No entienden porque hacen mal cosas ni porque se les castiga, lo cual hace que se exasperen y se rebelen.
  • Muchas veces son temerarios.
  • Presentan ansiedad extrema.
  • Tienen inteligencia brillante.
  • No aceptan la autoridad absoluta sin ninguna explicación valedera.
  • Vienen al mundo con un sentimiento de realeza porque a nivel celular saben quienes son.
  • No harán ciertas cosas como esperar en una fila, se niegan a los pensamientos poco creativos y por eso se aburren ante un profesor poco capacitado.
  • Ellos tienen mejores formas de hacer las cosas, eso les hace ver como inconformes con cualquier sistema.
  • En ocasiones parecen antisociales a menos que se encuentren entre niños con su misma vibración o nivel de conciencia.
  • No responden a la disciplina de culpa.
  • Tienen interconectados los dos hemisferios cerebrales.
  • Se desenvuelven mejor si son premiados y no chantajeados.
  • Es común la dislexia y que sean zurdos o ambidiestros.
  • Son muy táctiles, por lo que tienen que estar tocando todo, perciben el mundo a través del tacto, como los ciegos.
  • Son muy sensibles a etiquetas y hacen reacciones alérgicas ante determinados alimentos o debido al medio ambiente.
  • Son diagnosticados como hiperactivos con déficit de atención pero al ser evaluados no presentan ninguna disfunción cerebral.


¿QUE INDIGO TIENE ENCASA?

Hay cuatro diferentes clases de Indigo y cada uno de ellos tiene su propósito.
Estos son el humanista, el conceptual, el artista y el interdimensional.
El humanista es aquel que va a laborar con las masas. Son los doctores, licenciados, maestros, vendedores, empresarios y políticos del mañana.
Son hiperactivos y extremadamente sociables, muy amigables, hablan ante quien sea y en cualquier momento y tienen opiniones sólidas.
También son torpes, no saben cómo jugar con un juguete, prefieren sacar todo y dejarlo tirado.
Hay que recodarles varias veces lo que tienen que hacer porque se distraen, pueden encontrar un libro y ponerse a leer en cualquier momento. El conceptual está más interesado en proyectos que en gente. Serán los ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y oficiales militares. No son torpes y muchos tienen condiciones de atletas.
Las niñas tratan de controlar a su padre y los varones a su madre. El Indigo artista es mucho más sensible y con frecuencia de cuerpo pequeño. Les interesa mucho las artes.

El interdimensional es muy desarrollado, a los dos años de edad son capaces de decir "ya lo sé", "yo puedo hacerlo", son aquellos quienes traerán filosofías nuevas al mundo.

EVITE SER VICTIMA DE SUS PALABRAS

Las palabras generan cambios bioquímicos en el cerebro, que influyen en lo físico, mental y espiritual y lo que decimos nos puede beneficiar o convertirnos en víctima de las propias palabras, incluso su influencia se extienda a las personas de quienes expresamos algo, así lo establece la neurolinguística. La palabra tiene la fuerza de crear lo que se dice por eso políticos, maestros, profesionales y personas en general deben esforzarse por expresar ideas positivas antes que negativas. Es mejor decir "sabemos que triunfará" que "no dejaremos que fracase".

La palabra debe usarse siempre para bendecir (bien decir) y no para maldecir (mal decir), inclusive cuando nos dirigimos hacia nuestros hermanos menores que son los animales, las plantas y hasta las cosas que aunque no comprenden lo que decimos sentirán la música y la vibración de nuestras palabras.
La palabra es un regalo de Dios y son muchos los casos de personas en estado vegetativo que con sólo la palabra de un ser querido han regresado a la vida. Evite usar la palabra para lanzar juicios, ya sean justos o injustos, buenos o malos, ni para alabar o ensalzar.
Úsela para sembrar semillas de amor. Existe la errada tendencia a hablar en tiempo futuro o condicional y es mejor hablar en presente, evite decir, "así será", diga "así es", cambie la expresión "bestial" por "genial", diga mejor "soy avispa" en lugar de "soy mosca"

Fuente: http://www.doctorperezalbela.com/art18.html