miércoles, 21 de abril de 2010

Observación

Observación

Por Krisaltis-Crisaltis

Desde que era muy joven escuchaba sobre sucesos que iban a acontecer en todo el planeta, explicaciones de terror algunas veces, camufladas de salvación. Había para todas las versiones y cada quien se la acomodaba según su personalidad, cada grupo social pensando que su versión era “la versión”. Y esto aún continúa, ya que es algo que tiene marcada la humanidad desde sus meros comienzos. ¿Hasta qué punto es sano basarse en creencias o inclinaciones ideológicas? Evidentemente no es bueno cuando va en contra de uno, o por lo menos no lo es en absoluto cuando va en contra de otros o en perjuicio de los demás. Con esto quiero decir que cada quien es libre de pensar lo que quiera, pero que si hay un argumento mejor hay que reconocerlo. De esta forma no hay excusa para que a uno se le acuse de ejercer una suerte de dictadura ideológica, sino todo lo contrario. Ahora, quien se sienta ofendido porque ha visto sus postulados o criterios en duda, tendrá que ver en sí mismo y reflexionar sobre lo que ha creído que era verdad.

Pasan los años y las modas en ropas van cambiando, en autos, en computación, en libros, y sí, también en ideas, sea por motivos políticos o de necesidad. Estas ideas a las que hago alusión son justamente, las ideologías o creencias de turno que la gente tiende a creer que son universales. Solo basta salir más allá de la frontera para empezar a notar ciertos cambios en los pensamientos de las personas, y si uno va más allá, notará que hay toda otra forma de ver el mundo que uno no imaginaba. Y si esto es así, ¿qué hace pensar a la gente que ciertas creencias o profecías son las únicas absolutas y que si uno no se somete a ellas terminará en desgracia? Después de todo, los que no tienen idea de ello viven como si nada pasara, pero también, por supuesto, están algunos grupos dentro de esas otras sociedades que tienen sus propias versiones de las cosas. El punto está en que ¿es que hay una tendencia a pensar que las cosas que ocurren localmente son universales?

Mientras pasaban los años quien escribe ha sido testigo de varios cambios en las ideologías de las personas, y que los problemas humanos son comunes en todos lados, pero que cada quien en su respectiva cultura trataba de dar solución a ello. Mientras el tiempo pasaba, desilusiones por creencias acontecían, tiempos esperados ocurrían y nada en especial pasaba, y sin embargo se “posponía” aquello tan ansiado, sea una salvación o una catástrofe. Investigando uno puede dar con que esto no es algo nuevo sino que, por poner un ejemplo, desde la época de Jesús han existido un sinnúmero de eventos esperados profetizados que involucraban un gran cambio en todo y en todos pero que jamás ocurrió. Pues, ¿qué tiene de diferente la pospuesta de hace siglos con lo que ahora está ocurriendo?, ¿qué tiene de especial esta época? Nada, excepto que la tecnología avanza estrepitosamente con sus obvios resultados sociales, cuyo tema no entra al caso. La cuestión es que cada grupo de personas con ciertas creencias dirá que sí, hay algo en especial en esta época, aludiendo a alguna antigua civilización (malinterpretándola evidentemente), o que cosas que jamás han sucedido antes están sucediendo ahora.

Cada época tiene sus cualidades singulares, asi que lo mismo que ahora se dice se pudo decir hace miles de años atrás. Desastres naturales hubo peores en la historia de la Tierra. Sin embargo, el punto positivo de todo esto, el de estas creencias, es que promueven una toma de consciencia sobre la realidad. Pero todo esto podría lograrse sin tener que recurrir al fanatismo tradicional al que recurren muchas personas, simplemente tomando una aptitud más humilde respecto de todo. Para empezar, el saber que la Tierra se encuentra en un rincón de la Vía Láctea no nos hace menos como seres humanos. Tener en cuenta que los desastres naturales son eso, desastres naturales, pero sin olvidar que un factor en la actualidad tiene que ver el hombre por sus efectos sobre el clima.

Quien escribe no pretende con este texto cambiar la mente de millones de personas, sino tan solo expresar lo que en todos estos años de vida he estado observando en varias culturas de todo el mundo. Que el planeta tierra es más grande y diverso de lo que uno podría pensar sentado detrás de un ordenador leyendo profecías o buscando si el fin del mundo o la salvación mundial ocurrirán en tal o cual año. Depende del lector si lo que aquí se expresa tenga influencia en su mente y le permita reflexionar aunque sea un poco acerca de las cosas que ocurren en la vida, porque muchas veces uno se olvida de justamente darse una pausa y preguntarse si lo que ha estado creyendo u obrando tiene sentido o si vale la pena seguir ello.

Nosotros somos un punto pasajero dentro de la trama de la vida, ya que ésta va a seguir y continuará por muchísimo más después de que hayamos dejado de existir como ahora nos percibimos.