martes, 6 de marzo de 2012

"Científico": es solo una palabra para impresionar!



(traducción al español por Krisaltis.tk)


January 17, 2012
  
Ciencia.

Es un poco difícil definir lo que es. Sus significados cambian con el tiempo. Si usted es alguien que valora la ciencia como la manera más confiable de conocer el mundo entonces seguramente le gustaría tener una mejor definición sobre ella que aquellos que no la valoran. La ciencia es todo esto: un proceso, una manera de ver una materia, una comunidad, una infraestructura, una carrera, un conjunto de resultados, una autoridad, y más. Podemos usar la palabra en muchos sentidos, aunque eso significa que se puede abusar de ella en muchos sentidos también.

El libro de Daniel Patrick Thurs que acertadamente llamó “Science talk” es un interesante paseo sobre cómo se ha hablado históricamente sobre ciencia. Él nos muestra términos y retórica que el público y los proveedores de ciencia usaron a través de la investigación de la edad científica y demuestra cómo sus significados son construidos en base a las necesidades que tenemos con el tiempo. 

Las ideas populares sobre ciencia han evolucionado significativamente desde que la palabra salió a la luz. En primer lugar solo significó un cuerpo de conocimiento confiable y sistematizado. Ese sentido tan general de referirse a “la ciencia” estuvo en uso hasta inicios de los 1800s. Cuando el “científico” devino en una profesión –donde se espera un cierto entrenamiento, los meros aficionados fueron descartados, y una jerga particular fue desarrollada- los límites se formaron (de hecho fueron construidos) sobre la ciencia.
Los límites que se construyeron mejoraron la reputación de la ciencia como una manera distintiva (quizá “honrada”) de conocer el mundo y de excluir lo que no era ciencia (convenientemente juzgado por los científicos mismos).

La nueva y mejorada versión de la “ciencia” ahora abarcaría todas las actividades las cuales, colectivamente, sirven al objetivo que es explicar el mundo natural y como éste funciona.
Como la comunidad científica se organizó dentro de un “stablishment”, un procedimiento (conjunto de prácticas) se fue desarrollando. Ciertos estándar de práctica fueron esperados de un “científico”, sobretodo porque ésa era la manera de entrar al club de una educación superior.

Los descubrimientos científicos contribuyeron a la sociedad humana de maneras (mayormente)  positivas: por lo tanto, el prestigio de ser “científico” creció.  Ser “científico” fue asociado con ser “más verdadero” y más fiable. El mayor inconveniente de este prestigio –el cual fue derivado del rigor y profesionalismo de la ciencia- fue que la comunidad científica misma y la capacidad de entender cómo funciona realmente la ciencia se alejaba del entendimiento del público no científico. Ser un científico fue especial porque no todo el mundo podía hacerlo. Ser científico era tener un nivel alto. La ciencia se volvió difícil.

El uso del método científico

La ciencia progresa sobre un camino bastante diferente de lo que el público puede observar. Las regulares encuestas que se hacen sobre el entendimiento del público respecto a la ciencia nos dicen que el no científico no comprende bien la importancia de los conceptos críticos como la experimentación controlada, revisión conjunta, criticismo escéptico, y el sostenimiento de ideas provisionales. No es una sorpresa que el público no entienda cómo la ciencia funciona; no están expuestos a ella. Lo que la gente entiende sobre ciencia se basa más en lo que obtienen por ahí –mayormente de la escuela y de la cultura popular.
Para poder hacer ciencia y ser científico, nos dicen, debes seguir el método científico.

Érase una vez, sin embargo, el “método científico” no era parte del lenguaje común. Cuando se empezó a usar, a mediados del siglo XIX, fue sinónimo de “minucioso” y “cuidadoso”.

Quizá la primera introducción de usted a la ciencia sucedió en el colegio, cuando sele enseñó el “método científico” presentado como una receta paso-a-paso para investigar la naturaleza, algo como esto: observar y recopilar información de los hechos; derivar la pregunta que se necesita responder sobre esos hechos; proponer una explicación para los hechos que respondan la pregunta; pro bar la explicación.

¡Suena suficientemente fácil para cualquiera que lo quiera hacer! Sin embargo, es una sobre-simplificación para el mundo complicado de hoy. Realmente no hay un método a prueba de fallas, un fórmula que pueda aplicarse a todas las áreas. Incluso usando esmeradamente el proceso mencionado uno puede salirse del camino y terminar con un sinsentido.

Fuera del procedimiento todos somos notablemente pobres observadores –asumimos muchos “hechos” que de hecho no han sido confirmados. Muchos rodeos construyendo la apropiada pregunta para conseguir la apropiada respuesta. La gente regularmente hace hipótesis completamente incomprobables (por ejemplo al mencionar causas sobrenaturales) con lo que se tiene un sesgo en el proceso de recolección de evidencia para favorecer una explicación determinada, ir detrás de las pruebas falsas para confirmarla, empaquetar sus conclusiones de una manera tractiva y entonces venderla a otros. En efecto, esto suele pasar seguido, a menudo bajo la etiqueta de “ciencia”.

Ciencia fantasma: absolutamente sin sustancia

En vez de basarse en las reglas establecidas, las áreas de estudio con premisas que han sido rechazadas por la corriente principal de la ciencia intentan ponerle fin al proceso científico. Trabajando al revés, desde las conclusiones hacia las evidencias de modo que puedan fundamentar sus ideas favoritas, ellos usan los símbolos y procesos de la ciencia. Vistiéndose y actuando como si fuera ciencia es una táctica usada por los defensores del diseño inteligente/creacionismo, critozoólogos, cazadores de fantasmas, ufólogos, entre otros.  Es un truco útil –uno que es frecuentemente efectivo con el público no experto que no nota la ausencia de rigor. Eso funciona tan a menudo que es un reflejo de lo que la gente entiende vagamente por ciencia.

Por ejemplo, examinemos el hobby popular de caza fantasmas/investigación paranormal.

Cerca de la mitad de todos estos grupos de investigación paranormal se jactan de usar el “método científico.” (Ya sea si usan el artículo definido o indefinido, como verá, no importa en lo absoluto. Ellos frecuentemente se presentan de esta manera a sus clientes, audiencias públicas y medios de comunicación.

Interesado en lo que ellos querían decir por “método científico” es que me puse en contacto con un número de grupos de investigación paranormal que específicamente dijeron usar un “método científico” o “ciencia” en su metodología. He escogido varios que realmente difundían bastante cientificismo. Para ellos la palabra “ciencia” es de gran importancia.  ¿Si ellos promueven tanto la ciencia eso lo hacía, de hecho, científicos? Ellos cuentan con un protocolo bien pensado? La ciencia es una actividad de comunidad y se espera que uno exponga sus resultados para que otros lo estudien, esperaba que ellos fuesen abiertos en compartir su trabajo con otros y defender sus conclusiones. 

Ni tanto.

Las respuestas que recibí, aunque pocas,  mostraron un curioso rango desde la soberbia auto confiada hasta las aceptaciones de real fracaso.

Cuando les pregunté si alguno de los miembros del grupo tuvieron alguna experiencia en una investigación científica fuera del grupo paranormal unos cuantos dijeron simplemente “no”, pero muchos mencionaron sus antecedentes personales,  lo que equivale a sus investigaciones sobre fantasmas, experiencia informática, o expertos electrónicos con “formación científica”. Esta última respuesta no es solo vaga sino deshonesta porque es una idea que es flexible y que llega hasta la idea más genérica de “científico”.

¿Qué quieren decir por “método científico?” Como lo he previsto investigando su énfasis en sus páginas web, ellos definen sus métodos en términos de objetividad, como la recolección de información mediante el uso de equipos. Pero, casi siempre, sus ideas de ser científico son simplemente la de ser metodológico y sistemático. Para un grupo su idea de hacer ciencia fue solamente “investigación a profundidad”, remontándose a la idea original y no específica de ciencia como el estudio organizado de algo. Sin embargo, aquellos quienes se declaran objetivos usan varios métodos subjetivos de investigación: la intuición (psíquico), la radiestesia, péndulos, e incluso la tabla Ouija.

Un grupo en particular con el nombre “ciencia” en su nombre ofrece clases a la gente sobre cómo investigar con método científico. Mi entrevistado respondió mi pregunta  “¿Es su método realmente científico?” con la definición elemental de ciencia: identificar problema, formar hipótesis, probar, y concluir. Ella también añadió que ellos estaban “creando un modelo para examinar evidencia o data para poder probar diferentes hipótesis”. Eso suena lo suficientemente sospechoso y con un motivo predefinido, pero según a los resultados de la investigación escrita elegantemente de su website ellos no están produciendo nada comprobable o suficientemente coherente para ser llamado un “modelo”. Sus “hechos” serían mejor llamadas “opiniones”, “sensaciones” o “historias”. Sus conclusiones eran insostenibles y sesgadas por su evidente creencia en explicaciones paranormales.

Finalmente, entrevisté al anfitrión de un show de radio local llamado Ciencia Paranormal (no se puede obtener más pretensión de ciencia que eso) quien probó ser el más vago y directo al mismo tiempo. El líder del grupo dijo, “pienso que nos referimos a esto es “lo más científico posible con los medios que tenemos”. Contrastando esto con el uso del significado metafísico de investigación (por ejemplo, psíquicos o medios ocultos,) ellos desean documentar evidencia “dura”, sin embargo admiten que ellos nunca están en una posición de control total del ambiente a estudiar.

Supongo que ésa es la primera vez que alguien les preguntó cuestiones sobre ciencia tal como ellos lo conciben. “Nosotros no estamos usando los medios del “método científico”  Solo diversos métodos que “se parecen a lo científico” o maneras de intentar documentar actividad paranormal”.

Yo estaba perpleja. Se llaman ellos mismos “científicos” cuando incluso admitiéndolo no había ciencia desarrollándose ahí, ello era poco fiable, por decir lo mínimo. Cuando pregunté si ellos tuvieron formación en ciencia obtuve un rotundo “sí!” pero sin detalles. Cuando ellos empezaron a hablar sobre física cuántica y “energía” me di cuenta que ellos sabían tanta charlatanería pseudocientífica como para ser peligroso para la gente, quienes son a menudo muy fácilmente impresionados por apariencias baratas, por así decirlo.

Los vi como impostores de la ciencia que estaban jugando con un sentido manufacturado de auto importancia. Ellos querían “tomar una apariencia inteligente ante toda esta cuestión o al menos un sentido común de aproximación. JAJA”

En una postdata a mi respuesta, el anfitrión del show Ciencia Paranormal remató el tema diciendo: “La “ciencia” en Ciencia Paranormal solo se refiere a los “trabajos” detrás de varios tópicos que vamos cubriendo. No tiene que ver nada con la ciencia actual. Es solo una palabra para impresionar. JAJA!”

“JAJA”, claro…

He observado dos cosas sobre grupos que quieren sonar científicos. Primero, tienen poca o ninguna idea de lo que moderna ciencia significa o cómo hacerla, ellos operan desde lo que según las viejas costumbres suenan suficientemente científicos e impresionante para ellos. Segundo, ellos usan algunas palabras que hay en ciencia para parecer serio y cuidadoso en la investigación. Ellos perfectamente juegan a ser científicos con sus clientes, los medios de comunicación y el público, quien asume que ellos realmente lo son. Pero cuando alguien que sabe un poco más por encima de la media sobre ciencia real le toca la puerta para preguntarles ellos se ven en otro panorama. Sus métodos no son científicos; su trabajo no es ciencia en lo absoluto.

Llamando a la ciencia falsa para hablar

Llegué donde Daniel Thus, el autor de Science Talk, vía e-mail para preguntarle qué pensaba sobre estos investigadores que declaran usar ciencia y que retroceden sobre la versión fuerte del término cuando les pregunto sobre ello.

El “método científico”, dice Daniel, “parece ser una de las más portátiles partes de la ciencia”.

Funciona porque es vaga y suena como receta. Cualquiera puede usarlo. Cuando uno intenta apreciar cuáles son los aspectos de la ciencia que ellos practican y cómo archivan cada paso en un método científico es que la vaguedad tiene que ser aclarada. ¿Estarán usando el término “método científico” para suspender el debate? “¡Mira! Nosotros usamos el método científico así que obtenemos resultados fiables y superiores a ese grupo que simplemente pasa un buen rato”. Si ese es el propósito entonces la utilidad del término se va disminuyendo con mi pregunta la cual fue enviada a ellos en situaciones que obviamente les era incómodo (y esto causa risas sorpresivas como la que obtuve y mencioné).

Es difícil hablar consistentemente sobre la práctica de la falsa ciencia, a pesar de ser tan frecuente. Las palabras disponibles me eran no solo inadecuadas para expresar lo que quería decir. Fui a libros y ensayos sobre “cosas” hechas fuera de la ortodoxia científica. Todo ello era etiquetado como pseudociencia. Paralelamente uno podría decir que está haciendo ciencia (Tourney 1996), construyendo una fachada científica, imitando a la ciencia, etc. Los métodos e ideas fueron descritos como “aparente ciencia” o “cientifizado”.  Ningún término surge es preciso para transmitir el significado de lo que los imitadores de la ciencia hacen, especialmente cuando los perpetradores de la artimaña fuesen sinceros pero mal informados.

Un día mientras trabajaba en la idea de “investigación simulada” como una descripción de lo que los cazadores de fantasmas realmente hacen (trabajo al revés, de las conclusiones hacia la evidencia), me di cuenta de la palabra “scientifical”(*). No recuerdo cómo. Quizá surgió de mi cabeza porque fue la palabra que sonó tan tonta como estos investigadores de fines de semana que querían aparentar ser científicos. La palabra no es usada ampliamente a pesar de que existe en el Diccionario Urbano:

“Un término usado para describir una situación cuando alguien mezcla o mal pronuncia palabras. También es usado porque es una palabra por sí misma. Normalmente es utilizado para señalar a las personas que meten la pata”

Y también:

“Una Manera de hacerse sonar inteligente cuando uno no tiene idea de lo que se está hablando”.
Estas definiciones resonaron en mí porque era lo que encontré cuando indagaba en estos grupos de investigación amateur. Así que la usé. Ser scientifical significa usar la autoridad de la ciencia para sonar creíble y fiable mediante apropiación de términos, métodos e imaginería.

Actuar de modo scientifical refleja el deseo de ser incluido dentro del ámbito científico en contraposición de ser excluido y ridiculizado. Esta apariencia es convincente par el público no científico donde la experiencia de la vida real puede ser más valorada que las credenciales académicas.

Todo el mundo quiere a la ciencia de su lado. Si uno no puede tenerla legítimamente entonces no es muy difícil engañar a los demás manufacturando un símil. Así se puede engañar a mucha gente bastantes veces. Aquellos que interpretan este papel también se engañan a sí mismos. Fallan al obtener resultados y conocimiento fiable del mundo natural. Sin embargo, están seguros de que sus métodos –usando su propio método científico, diciéndole a la gente cuán serio e importante es su trabajo y teniendo éxito al convencer a algunos no creyentes de que algo realmente ocurre. Eso es peligroso y debería ser confrontado.

Referencias

Carey, S.S. 2004. A Beginner’s Guide to Scientific Method (3rd ed). Belmont, CA: Wadsworth.

Thurs, D. P. 2007. Science Talk: Changing Notions of Science in American Popular Culture. New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press.

Toumey, C. P. 1996. Conjuring Science: Scientific Symbols and Cultural Meanings in American Life. New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press.

(*) En el original en inglés aparece así. No traduje la palabra porque es propia del idioma, sin embargo dejo a libre interpretación al español su traducción.


Original en inglés: http://www.csicop.org/specialarticles/show/scientific_its_just_a_catchphrase/