martes, 6 de octubre de 2009

Fragmentos del libro "El paradigma holográfico"

Fragmentos del libro "El paradigma holográfico". Entrevistas a personajes como K. Wilber, D. Bohm, K. Pribram, S. Keen, M. Ferguson, F. Capra, R. Weber y otros. Editorial Kairós.

RV = ReVision Journal
---------------------------------------------------------
RV: Todo lo cual se ha pasado por alto.

Wilber: Todo lo cual se ha pasado por alto. El problema con las teorías holográficas populares, lo mismo que el material general de "nueva física y misticismo oriental", estriba en que destruyen la jerarquía. Parten de que "todas las sombras son en última instancia ilusorias" para llegar a "todas las sombras son igualmente ilusorias". O sea, concuerdan en frases como "todas las cosas son Una" o "las entidades separadas no existen" o "las cosas aisladas son meras sombras, y luego pasan por alto las distinciones entre las sombras mismas. Destruyen las sombras: destruyen la jerarquía.

RV. Ha dicho teorías "populares". ¿Eluden este problema las versiones más académicas?

Wilber: Las teorías no, pero creo que sí lo hacen muchos teóricos. La mayoría de la gente que introdujo la cosa de física misticismo o al menos la utilizaron para producir efecto, han reinado y sofisticado cada vez más sus puntos de vista. Davis Bohm ha avanzado claramente hacia una concepción más articulada y jerárquica, aunque ponga objeciones al término jerarquía. Y Fritjof Capra nunca dijo que la física y la mística fueran la misma cosa, aunque intenta deducir tantas semejanzas que el público cree que lo hizo. En cualquier caso ha ido mucho más allá de sus afirmaciones introductorias de El Tao de la Física. Se han aferrado a la idea de que física es igual a misticismo con tal pasión que las ideas nuevas y más sofisticadas, y necesariamente más complicadas de Capra nunca invertirán la manera. En cualquier caso no son tanto estos académicos, ni otros como Marilyn Ferguson o René Weber que intentan interpretarnos estos hallazgos, los que tengo en mente cuando critico el misticismo popular y la nueva física o la locura holográfica. Si no decididamente el paradigma holográfico, en y de por sí es el que incurre en ese misticismo popular, y creo que ése es el verdadero problema.

RV: O sea que la destrucción de la jerarquía que se da en el paradigma holográfico está relacionada con el error del panteísmo, ¿no es eso?

Wilber: Sí. Casi idéntico. Confunde la suma de las ilusiones con la realidad. Se toman los fenómenos, las sombras, se afirma que son "todos uno" y luego confunden esa suma total de sombras con la luz de más allá. Como ha dicho Schuon en un ataque ampuloso, el panteísmo niega precisamente las distinciones en el plano donde son reales. Confunde una identidad esencial con otra sustancial. Eso es exactamente lo que hace el paradigma holográfico.

RV: ¿Cuáles serán las implicaciones de ese colapso? O bien, ¿qué pierde una teoría cuando pierde esas distintas dimensiones?

Wilber: Pierde todas las diferencias de metodología, epistemología e intereses cognitivos. Todo eso se derrumba.

RV: Podría ampliarlo.

Wilber: En primer lugar, cada nivel superior no puede explicarse plenamente en términos del nivel inferior. Cada nivel superior tiene capacidades y características que no se encuentran en los inferiores. Este hecho aparece en la evolución como fenómeno de surgimiento creador. También está detrás de la sinergia. Pero al no reconocer ese hecho elemental, que lo superior no puede derivarse de lo inferior, se traduce en la falacia del reduccionismo. La biología no puede explicarse solamente en términos de física, ni la psicología solamente en términos de biología, etc. Cada estadio superior incluye las fases anteriores como componentes, pero los trasciende al añadirles sus propios atributos definidores.

RV: Lo que genera jerarquía…

Wilber: Sí. Todo lo inferior está en lo superior, pero no todo lo superior está en lo inferior. Un cubo tridimensional contiene cuadrados bidimensionales, pero no viceversa. Y ese "no viceversa" es el que crea la jerarquía. Las plantas incluyen a los minerales, pero no viceversa; la neocorteza humana tiene un tronco de reptil, pero no viceversa, y así sucesivamente. Cada fase de evolución trasciende e incluye a su predecesora; como dijo Hegel, superarla es al mismo tiempo negarla y reservarla.

299-300

RV: Pero, ¿acaso no dicen las tradiciones orientales que todas las cosas se interpenetran mutuamente?

Wilber: No, eso es puro misticismo popular. Las tradiciones reales son mucho más sofisticadas que eso. Pero supongo que se refiere al budismo Hus Yen, o Kegon, la escuela relacionada con el Avatamsaka Sutra.

RV: Es lo que más se suele citar.

Wilber: Según Hua Yen hay cuatro principios elementales de existencia, ninguno de los cuales puede excluirse. Uno es shih, que significa cosa separada o acontecimiento. El dos se llama li, que significa principio trascendente o modelo. El tres se denomina shi li wu ai, que significa "entre principio y cosa no hay obstrucción", o tal vez "entre noumenon y fenómeno no hay límite". Y el cuarto se llama shih shih wu ai, que significa "entre fenómeno y fenómeno no hay obstrucción". Ahora se ha tomado el último, se ha aislado de su contexto y se ha convertido en la base de la filosofía holística popular. Es algo muy engañoso.

En cualquier caso, el asunto está en que el mundo es en verdad una serie interrelacionada e interpenetrada de cosas-acontecimientos, pero no de la manera meramente unidimensional del misticismo vulgar. Todas las cosas interactúan a través de la asociación y la herencia kármica, pero los de mayor organización estructural no actúan de un modo absolutamente equivalente con sus dimensiones anteriores, ni las dimensiones previas abarcan las posteriores.

301

RV: Reducir todas las cosas a partículas materiales, después de descubrir que las partículas son holárquicas, y afirmar luego que la holoarquía es el Tao.

Wilber: Sí, así es. El reduccionismo tiene un atractivo extraño. Parte del problema radica sencillamente en que los físicos están tan acostumbrados a trabajar con el mundo material que tienden a denominarlo "el mundo" o "el universo", por lo que dicen cosas como "la física ha demostrado que todas las cosas del mundo son una", cuando, por supuesto, no ha hecho semejante cosa. No ha explicado o ni siquiera ha tocado la unidad biológica, y mucho menos la comunidad socio-psicológica, etcétera. La física trata de cuatro fuerzas principales, nuclear fuerte y débil, electromagnética y gravitacional. Pero no puede decir nada de la fuerza de la sexualidad emocional, que se da en el nivel dos. No puede decir nada sobre lo que constituye buena literatura, o cómo funciona la economía, o por qué los niños tienen complejos de Edipo, o el significado de un sueño, o por qué la gente se suicida, etcétera. Todos son acontecimientos simbólicos mentales que se inician en el nivel 3. La física no trata "del" mundo, ¿ve usted? Como ya le he dicho, todo ha sido muy engañoso.

304

Seleccionado por Krisaltis