domingo, 15 de noviembre de 2009

No les gusta investigar ni pensar

No les gusta investigar ni pensar

Belduque


Hay personas que les da flojera pensar, les da flojera ponerse a analizar las cosas y se van por lo más fácil, lo más sencillo, sin batallar, aunque esto no sea lógico o racional, pero es lo más fácil. No les gusta indagar, si se encuentran ante algo "insólito" o "misterioso", se van por lo más sencillo, y dicen es extraterrestre, que es paranormal o similares, pero lo hacen irresponsablemente, sin haber realizado un análisis previo de los acontecimientos.

Un efecto de lo que podría ser denominado como la "parsimonia mental" de algunas personas, es el querer achacarle todos los fenómenos aparentemente extraordinario a entidades "de otro mundo". Por ejemplo, si ven luces en un cerro o una mancha en una foto dicen que es un platillo volador o nave extraterrestre, pero lo hacen sin haberla analizado, o cuando menos revisado el "como" y "porque" se dieron los hechos.

Otro ejemplo que se ha hecho muy clásico en toda América, es el hecho de que si se encuentran cuerpos mutilados de animales de granja en "extrañas condiciones", inmediatamente le quieren echar la culpa de esto al pobre e indefenso chupacabras, que al parecer no tiene vela en el entierro, y muchos quieren cazarlo pero nadie da con él, afortunadamente para él, si es que existe. El problema es que no saben, u olvidan, que existen varios animales depredadores que pueden causar las heridas, que según algunos, son huellas del depredador desconocido. Jaguares, pumas, linces, lobos, coyotes y hasta osos han sido los causantes de múltiples ataques a animales de granja que siguen siendo atribuidas al chupacabras sin un previo peritaje, solo lo hacen al tanteo.

Lo importante al toparse con suceso de este tipo no es quien lo reporta o como lo reporta, lo importante es el cómo y por qué se dio dicho suceso; y esa es la tarea del investigador de misterios, desentrañar el asunto y descubrir las razones y motivos por los cuales ocurrió tal o cual evento. Si uno ve una sombra o escucha un sonido extraño, no tiene por que decir a la primera impresión que se trató de un fantasma, así no son las cosas. Primero debería a ponerse a pensar que hay varias causas perfectamente naturales y posibles que pudieron originar ese fenómeno de apariencia curiosa.

El gusto por lo extraño es a veces más arraigado a la simple admiración o veneración que buscarle solución al asunto, o sea que tienden más por la parsimonia investigativa, o en palabras más sencillas, les da flojera o pereza investigar, y se van por lo más sencillo para ellos, que es echarle la culpa a lo extravagante para así, involuntariamente o voluntariamente, satisfacer sus intereses personales. Lo más lamentable es cuando estas personas recurren a fraude para ganar fama y reconocimiento público, y si se puede algo de dinero con sus presentaciones y conferencias, aunque todo se trate de un engaño más o menos bien armado.

¿Qué tanto les cuesta ser objetivos y decir la verdad? Nada, no cuesta nada, pero aún así prefieren irse por lo fantástico, aunque esto sea falso. Como en varios casos de supuestos ovnis, y ahora que está de moda la noticia de un presunto "bebe extraterrestre" capturado en Metepec, que gracias a la certera investigación del Capitán Alejandro Franz, Director del grupo Alcione, se descubrió que en realidad solo se trata del cadáver de un mono ardilla, y no de un ser de otro planeta. Estos esfuerzos de esclarecer estos aparentes misterios son de aplaudirse, y deberían de ser más apoyados.

Esto de irse por lo irreal también ocurre con los conspiranoicos, esos fanáticos de las supuestas conspiraciones ocultas que existen en el mundo, pero que pareciera que solo en su mente existen. En lugar de ayudar de manera positiva a la sociedad, desinforman e intoxican con mentiras e información tergiversada, la cual, entre otros males, promueve el odio racial, el odio religioso y hasta el odio político. Critican y atacan todo lo que este en contra de sus intereses particulares, escudándose en una ultrajada libertad de expresión que ellos manejan, que solo es un vil libertinaje, pero censuran e insultan todo intento de opinión contraria a sus ideas. Entonces ¿dónde está esa defensa a la libertad de expresión (y otras tantas libertades), si no permiten opiniones distintas a las suyas? Eso no es más que un intento frustrado de dictadura totalitarista y autócrata, que afortunadamente solo en sus mentalidades enfermas se aplica. Deberían saber que tan solo con indagar un poco, todas sus conspiraciones se vienen abajo, que no hay tal ocultamiento de datos, tal dominio mundial, tal como ellos dicen. Para eso existe la libertad de información, para evitar caer en esos engaños.

Si esta parsimonia mental se combatiera, otra cosa sería el mundo, otra cosa sería la sociedad. En lugar de buscar quien nos solucione nuestros problemas, nosotros mismos los solucionaríamos. Esos que esperan que los extraterrestres, entidades astrales u otros les arregle la vida y sus problemas, están muy lejos de encontrar fin a sus conflictos; es más, ni Dios, pues él mismo quiere que nosotros nos valgamos por nosotros mismos, y no que todo se lo dejemos a él, o sea no quiere que seamos unos ociosos expectantes. Si en lugar de buscar realidades alternativas, falsas realidades, y enfrentáramos la realidad tal como es, la aceptáramos y nos pusiéramos a afrontarla, otra cosa sería este mundo.

Hazte un favor a ti y a la sociedad, y di no a la parsimonia mental, a la flojera de pensar. No eches a la basura esa natural cualidad de ser inquisitivos, de ser analíticos. Si te topas con algo "inexplicable", piensa profundamente y pregúntate dos cosas ¿cómo? y ¿por qué? se pudo dar tal cosa.

Que tengas muy buen día.

srbelduque@gmail.com

Fuente: http://www.info7.com.mx/editorial.php?id=960&secc=