jueves, 19 de noviembre de 2009

El negocio del miedo

LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA EXAGERA MALES PARA ABRIR NUEVOS MERCADOS

El negocio del miedo

Disfunción sexual, osteoporosis, sobrepeso... son viejos males ligados a la edad y a estilos de vida poco sanos. Pero convertirlos en temibles enfermedades es más rentable que cambiar la forma de vivir.

Miguel Jara
06/02/06

Los laboratorios farmacéuticos dedican parte de sus esfuerzos a exagerar determinadas dolencias relacionadas con el estilo de vida hasta convertirlas en graves enfermedades. Encuentran así nuevos clientes para los productos que les reportan mayores beneficios. “La industria farmacéutica usa esta estrategia para ampliar su mercado más allá de las reales necesidades terapéuticas”, explica Juan José de Torres López, farmacéutico y presidente la Asociación de Usuarios de Servicios de la Salud (Asusalud). Para ello, las corporaciones desarrollan un proceso de “invento de nuevas enfermedades” a través del establecimiento de “indicadores medibles” que permitan definir la “dolencia”.

Es el caso de la denominada “disfunción sexual femenina”. Desde 1997 la industria farmacéutica patrocina reuniones orientadas a establecer sus “indicadores”. No es que las mujeres estén libres de algunas dificultades en la esfera sexual, sino que no todas esas dificultades pueden ser consideradas “disfunciones”, ni todas requieren una intervención farmacológica. Lo mismo ocurre con la impotencia masculina. El problema es que investigadores clínicos con relaciones cercanas a las compañías farmacéuticas están trabajando para definir y clasificar esta “nueva dolencia” en reuniones auspiciadas por esas compañías.

Publicaciones especializadas como British Medical Journal, han criticado las definiciones de estas “enfermedades” que realizan los laboratorios por “desorientadoras y potencialmente peligrosas”. Los promotores de la disfunción sexual femenina se basan principalmente en un estudio criticado por importantes investigadores que señala que el 43 por 100 de las mujeres padecen “disfunción sexual”. Pero según el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia “los criterios de medición utilizados para tal estimación han incluido al mayor número de mujeres que experimentan alguna dificultad sexual como expresión de la nueva dolencia. La franja de lo normal ha sido estrechada cada vez más y así son más las mujeres que aparecen como enfermas” El éxito de Viagra, de Pfizer, y de los productos de sus competidores, Bayer-Glaxo y Lilly, para el tratamiento de la impotencia (ahora redefinida como “disfunción eréctil masculina”) ha llevado a las compañías a fijar sus estrategias en la exageración de los problemas sexuales para tratarlos con productos farmacológicos. Pfizer consigue más de 1.500 millones de dólares anuales desde 2001 con la venta de Viagra.

Píldoras sexuales
“Tres de cada cuatro mujeres creen que los problemas de erección tienen solución terapéutica”. Así reza un informe sobre la impotencia masculina en apariencia independiente, ya que no está firmado más que por la agencia de comunicación ACH & Asociados, dirigido por una multinacional farmacéutica a los medios de comunicación. El antetítulo persuade: “Según un estudio realizado por Demoscopia”. El texto contiene declaraciones del doctor Ignacio Moncada, ex vicepresidente de la Asociación Española de Andrología (ASESA). Moncada habla de “Cialis, un fármaco oral de última generación”. El doctor habla de Cialis, fabricado por Lilly, aunque en España está prohibida la publicidad de medicamentos que necesitan receta. Otro doctor, Juan Carlos Gómez, director médico de Laboratorios Lilly, interviene al final del texto para asegurar: “Existen soluciones terapéuticas”. ACH & Asociados nos confirma que, efectivamente, el estudio ha sido encargado por Lilly, pero el escrito no indica esto en ningún momento. Ignacio Moncada Iribarren ha realizado al menos dos trabajos científicos para esta corporación: Estudio doble-ciego, controlado con placebo de seguridad y eficacia con el tratamiento con IC351 en pacientes diabéticos con disfunción eréctil, y Estudio abierto de seguridad a largo plazo con el tratamiento con IC351 en pacientes diabéticos con disfunción eréctil. La Asociación Española de Salud Sexual (AESS) y los Laboratorios Lilly impulsan juntos la Campaña Nacional de Salud Sexual, muy difundida por los grandes medios de comunicación españoles. El doctor Moncada cree que no existe ningún conflicto de intereses en trabajar al mismo tiempo para asociaciones de salud sexual y para las multinacionales que comercializan los tratamientos farmacológicos ad hoc: “Ofrecemos información científica, no marketing. Pocas enfermedades están tan claramente diagnosticadas como la impotencia. Así lo reconoce la propia Organización Mundial de la Salud”. Este profesional opina que está demostrado científicamente que los fármacos para la disfunción sexual son seguros y eficaces. “Incluso en los próximos años veremos cómo son recetados para prevenir enfermedades cardiovasculares. Ha habido un error de concepto al decir que Viagra puede provocar infartos. Lo que no debe hacerse es combinarla con nitratos”, argumenta.

Bayer también difunde entre los medios informaciones con títulos como La disfunción eréctil, mucho más que una enfermedad que comenta un “encuentro informativo” sobre la impotencia sexual, organizado por Bayer y GlaxoSmithKline, que juntos fabrican una de las píldoras contra la impotencia. Intervinieron los profesionales Cristina Fernández Micheltorena, coordinadora del Grupo de Trabajo de Urología de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFyC); José María Pomerol, jefe del Servicio de Andrología de la Fundación Puigvert de Barcelona, y el citado Ignacio Moncada, como jefe de la Unidad de Andrología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Huesos que roer
Los días 7, 8 y 9 de junio de 2004, el Ayuntamiento de Majadahonda celebró las Primeras (y últimas, pues en 2005 no se han desarrollado) Jornadas de Prevención de la Osteoporosis. Fueron preparadas por la Concejalía de Sanidad del citado Consistorio y el evento contó con la colaboración de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (Fhoemo). Se realizaron densitometrías (pruebas en los huesos) a mujeres mayores de 45 años. Pero en eventos de este tipo, tras las exploraciones, las personas a las que se les ha detectado alguna anomalía son invitadas a visitar un médico y conocer los productos que hay disponibles en el mercado para corregirlos o aliviarlos, en un episodio más de la medicalización de la salud.

El portal de Internet MedicinaTV.com, que suele difundir las campañas de Fhoemo, ha publicado que un 65 por 100 de las mujeres alicantinas que participaron en la campaña Por tus huesos, de la citada asociación, padece osteoporosis. “Tras la detección de las anomalías las mujeres fueron informadas sobre la consulta médica que deberán realizar y sobre los tratamientos que con probabilidad tendrán que seguir en el caso de padecer osteoporosis”, informó MedicinaTV.com. La misma fuen te, en una entrevista realizada a la doctora Nuria Guañabens, del Área de Reumatología del Hospital Clínico de Barcelona, formuló la siguiente pregunta: “¿Por qué no se hacen densitometrías a todas las mujeres?”. Respuesta de la profesional: “El problema que hay es que la población en riesgo de osteoporosis es muy elevada (…) si se hace la densitometría pero sólo se va a recomendar leche y sol, pues no hacía falta. Hay que recetar fármacos adecuados. Por eso se recomienda seleccionar a la población que tiene un mayor riesgo de padecer fracturas”. Hay que recetar.

Fhoemo cuenta entre sus “socios corporativos”, como ellos mismos los denominan, a fabricantes de fármacos como Sanofi- Aventis, Novartis, Lilly o Merck, indica la página web de la asociación. Esto puede crear conflictos de intereses. Profesionales comprometidos con la salud pública han denunciado en la Asamblea Re gional de Murcia una campaña realizada por el Colegio de Farmacéuticos de Murcia y Fhoemo con el apoyo de la Consejería de Sanidad de Murcia, destinada a buscar personas que puedan desarrollar osteoporosis para someterlas a tratamiento preventivo. Estas personas han advertido del “carácter comercial” de la iniciativa que “vulnera principios constitucionales” al someter a los “supuestos futuros enfermos” a un tratamiento que, “por los resultados de los estudios científicos publicados hasta ahora, no pasa de ser un ensayo clínico del que debería informarse a los interesados”, argumentan. La mercadotecnia de Fhoemo ofrece resultados a sus compañías patrocinadoras. Fosamax, el fármaco para la osteoporosis fabricado por Merck –socio corporativo de Fhoemo– es uno de los más vendidos en el Estado español. Su facturación ha llegado a crecer un 43 por 100, la mayor subida entre los medicamentos más rentables.

Fármacos “lifestyle”
Las enfermedades exageradas por la industria farmacéutica están muy relacionadas con el estilo de vida o lifestyle. En una sociedad tan preocupada por el bienestar como la nuestra, los problemas de salud pueden ser fácilmente inflados para preocupar al ciudadano. Estos días las consultas se llenan de personas que desean dejar de fumar. La nueva regulación legal es muy restrictiva. Uno de los fármacos para dejar de fumar más recetados es Zyntabac, de GlaxoSmithKline. Pero el puede resultar en ocasiones fatal. La Asociación El Defensor del Paciente (Adepa), con sede en Madrid, ha pedido al Ministerio de Sanidad la retirada de este preparado tras registrarse casos de fuertes efectos secundarios y tras las noticias recogidas por la prensa en Gran Bretaña que lo ligaban con un caso de fallecimiento. Otros fármacos estilo de vida que se encuentran entre los más vendidos son los destinados a combatir la obesidad o la calvicie. La promoción es decisiva en estos casos: “La publicidad sobre medicamentos contra la obesidad aconseja a las mujeres que se ajusten a la norma cultural de la belleza delgada. El anuncio sobre regulación de la natalidad dice a las jóvenes que las nuevas relaciones establecidas al tomar la píldora pueden ‘ser misteriosas’ y que eviten hablar a su compañero sobre la regulación de la natalidad”, explican desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia. El negocio de la exageración va a seguir: un informe del Deutsche Bank indica que hasta 2010 los preparados lifestyle aumentarán su facturación el doble que el resto del sector farmacéutico.

Fuente: http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicacio_PK=50&idioma=CAS&idnoticia_PK=30524&idseccion_PK=678&h