domingo, 25 de octubre de 2009

Fantasmas en mi casa

Fantasmas en mi casa

Amigo: “!Te lo juro, mi casa esta embrujada!”

JC: “¿Porque lo dices?”

Α: “Se escuchan muchos ruidos de noche”.

JC: “Eso es normal, sobre todo si vives α un lado de una vía rápida”.

Α: “No, los ruidos que se oyen son dentro de la casa y no son normales”.

JC: “¿Α que te refieres con que no son normales?”

Α: “Bueno, no son ruidos del aire o cosas así, más bien son ruidos de fantasmas”.

JC: “Α chingao, y como son los ruidos de fantasmas, acaso dicen ¡Aaaay mis hijos!”.

Α: “No guey, se oyen como jadeos, tronidos, chasquidos, pasos en la azotea y como si arañaran las paredes y α veces se oyen también gritos como de niños”.

JC: “¿Todo eso al mismo tiempo?”

Α: Bueno, no al mismo tiempo, un día se oyen unos ruidos, otro día otros y α veces no se oye nada”.

JC: “Ah, seguro se turnan o es un fantasma ventrílocuo”.

Α: “No te burles cabrón, hay veces en las que prefiero salirme de la casa si me tengo que quedar solo”.

JC: “Amigo, no me burlo de que te de miedo, me burlo de que digas que son fantasmas o que tu casa esta embrujada, todos los ruidos que escuchas pueden tener explicaciones lógicas, una de dos, o padeces de esquizofrenia leve, o tu casa es una casa común y corriente como todas las casas con ruidos nocturnos perfectamente normales.

Α: “Α ver dame una explicación para todos los ruidos”.

JC: “No te voy α dar una, te voy α dar al menos diez, porque no creo que todos los ruidos se deban al mismo motivo”.

ΑΑ ver échale”.

JC:

1. Todas las casas cambian y envejecen, las cambia el clima, la humedad, el aire, la lluvia, la corrosión y muchos otros factores, la mayoría de los cambios son imperceptibles α corto plazo, pero también hay cambios diarios que responden α los cambios entre el día y la noche. La mayoría de las casas están hechas de bloques de cemento y techos de madera, ambos materiales se degradan, el cemento se compacta y la madera y los plásticos se expanden y contraen con la humedad, el contacto de madera y plástico con cemento y cambios diarios hacen que se escuchen crujidos y rechinidos que bien podrían confundirse con fantasmas, siempre y cuando estos se comunicaran de esta forma.

2. Nuestras casas no son herméticas, tienen rendijas, huecos y fisuras, algunos de ellos incluso visibles como la base de las puertas, por estos espacios circulan corrientes de aire que de día no percibimos, pero de noche pueden parecer susurros y suspiros.

3. Las razones anteriores aunadas α las deficiencias o de plano inexistentes sistemas de aislamiento térmico y al clima extremoso de la ciudad, hacen que tengamos corrientes de aire en ratos frio y en ratos caliente o húmedo, fenómeno que la mayoría de los caza fantasmas asocia con la presencia de almas en pena.

4. El que la mayoría de los seres humanos trabajemos de día y durmamos de noche no quiere decir que el resto del mundo animal haga lo mismo, existe una gran variedad de bichos e insectos que empiezan α trabajar en cuanto se oscurece, por ejemplo grillos, arañas, termitas, cucarachas alacranes, cigarras y muchos otros más que ni siquiera hemos oído nombrar (tijeretas, odonatos, tisanópteros, etc.), que aunque no es probable que hagan ruido si ocasionan daños a objetos de la casa que a su vez producirán ruidos al deteriorarse.

5. Pero hay otros bichos menos placenteros y más ruidosos que los insectos y que viven en los grandes huecos de la casa y donde bien pueden hospedarse varias familias de ratas y ratones, estos bichos que por algo se llaman roedores si hacen mucho ruido, tanto por la búsqueda de residuos de comida como al afilarse la dentadura con los cables eléctricos, estos son el origen de muchos chasquidos y arañazos y no pocos incendios ocasionados por cables en mal estado (roídos).

6. Todo animal nocturno que busca comida se convierte α su vez en alimento de otros animales más grandes, y no hay depredador más sigiloso (aunque no necesariamente silencioso) y mortífero que los gatos; y no necesitas tener uno de mascota para encontrarte un día con que tu sótano o desván es galería de huesos y plumas, trofeos de cacería del micifuz del vecino. No necesito aclarar que la mayoría de los arañazos, pisadas y quejidos como lloriqueo de bebes son en realidad correrías o cortejos de gato.

7. Pero no todo sucede en el interior de la casa, el que tú creas que el origen de los ruidos es interno solo habla de tu percepción y sesgos de confirmación más no necesariamente de la realidad. Nosotros vivimos bajo techo, pero hay seres que viven “sobre techo”; la frase “pájaros en el alambre” no significa que estos hagan sus nidos necesariamente en los alambres, en cambio los hacen en los huecos y esquinas de nuestros techos, lo suficientemente grandes para albergar una familia, pero no tanto como para dejar pasar depredadores; y también α ellos (especialmente α las palomas) le gusta hacer cortejos nocturnos por medio de elaboradas coreografías y bailes, y cuando duermen roncan que parecen quejidos de moribundo.

8. Algo que casi nunca tomamos en cuenta es que los objetos inanimados no necesitan tener vida propia para moverse, los libros se caen de los libreros, las cucharas se mueven de lugar, los juguetes de los niños de activan, las radios se encienden, los focos y cristales se rompen y todo esto tiene explicaciones de este mundo. Los objetos apilados vencen la resistencia lentamente (horas) hasta que colapsan y se caen, la mayoría de los plásticos y maderas son higroscópicas y cambian de forma imperceptiblemente, las pilas y contactos electrónicos se deterioran y así como se apagan también pueden prenderse solos, los cristales no son precisamente de Bohemia y tienen una vida útil limitada. No necesitamos α los fantasmas para explicar nada de esto, es simplemente física.

9. Una de las reglas en las casas de interés social (INFONAVIT) es que si quieres colgar un cuadro en la pared compartida con el vecino, debes ponerte de acuerdo para usar el clavo por ambos lados, ya que las paredes tienen el grosor del papel y gracias α esto podemos conocer la rutina de los vecinos; cuando escuches gemidos y suspiros, quizás se trate precisamente de esto. Disfrútalo, es gratis.

10. Una de las razones más probables de nuestros terrores nocturnos es que somos fáciles de sugestionar, si alguien te dijo que los ruidos que escuchas son fantasmas o almas en pena, será muy difícil sacarte esa idea de la cabeza, al contrario con cada ruido extraño que oigas vas α reforzar tus miedos y α rechazar explicaciones más racionales porque además suena más interesante decir que tienes fantasmas en tu casa α decir que tienes cucarachas y ratones.

11. Y de pilón, no descartes que de veras padezcas de esquizofrenia y los fantasmas realmente vivan en tu cabeza.

JC: “Ahí tienes once explicaciones racionales para los ruidos nocturnos, todas ellas mucho más factibles que fantasmas o almas atormentadas arrastrando cadenas; ¿ahora qué opinas de tu casa embrujada?”

Α: ¿???

Α: ¿???

Α: “!NI MADRES, SON FANTASMAS!”.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Septiembre 26, 2009

Fuente: http://bujanda.blogspot.com/2009/09/fantasmas-en-mi-casa.html